¿Fue real el Alien de “Señales”?

1 noviembre 2012

Existen temas o acontecimientos que difícilmente pueden quedar enterrados en el pasado de la memoria colectiva. O prácticamente imposible que queden fuera de la memoria histórica y cultural, y que pasen a ser confinados a la noche de los tiempos.

Hoy traigo a la memoria la película “Señales”, un film de ciencia ficción, bastante taquillero, rodado y dirigido por el hindú M. Night Shyamalan al principio de este siglo (2001), protagonizada por Mel Gibson, Joaquin Phoenix, Rory Culkin y Abigail Breslin, lanzada por Touchstone Pictures en agosto de 2002, recaudando poco más de 408 millones de dólares en los cines de todo el mundo y que fue designada con una clasificación PG-13 en los Estados Unidos por “algunos momentos aterradores”, pero que sin embargo recibió críticas positivas.

La película comienza presentando a Graham Hess, un ex pastor episcopal quién perdió su fe después de la muerte de su esposa, que encuentra un círculo de cosecha en su maizal. Mientras la película avanza, más círculos de cosecha son descubiertos en todo el mundo, siendo un fenómeno mientras aparecen luces en el cielo, incluso en la Ciudad de México con apariciones de aliens en Brasil.

Graham lentamente se convence que los círculos son el resultado de extraterrestres, por lo que él y su familia deben prepararse para sobrevivir a la inminente invasión.

La familia entabla ventanas y puertas de su casa para protegerse de los aliens agresivos. Al mismo tiempo todos ellos continúan viendo la televisión para informarse de los extraños sucesos, logrando ver en las un video en Brasil, grabado durante la fiesta de cumpleaños de un niño, y donde súbitamente aparece un extraterrestre que aterroriza e impacta a la gente.

Sobre esta escena se afirma que hubo diversas personas que al ver su estreno en 2002, cayeron literalmente en estado de coma, algunas hasta por tres años, por lo que en la versión posterior al estreno hubo que alterar y cortar esta escena para hacerla menos impactante.

Respecto a esta escena, ahora se sabe que su grabación en Brasil fue absolutamente real, y que por razones aún no reveladas por los productores de la película se abstuvieron durante largos diez años de dar a conocer estos hechos verídicos.

El caso es que la escena verdaderamente asustó a mucha gente que vio la película, y que por las razones que tuvieron los productores de ocultar la verdad se suscitaron diversas especulaciones en el sentido de que había sido ciencia ficción.

Enviado por Sigifredo Ramos Betancourt