2021, el peor en casi un siglo

Joaquín López-Dóriga

Las causas perdidas son por las que hay que luchar, las otras se ganan solas

Florestán

El diagnóstico del secretario de Hacienda, Arturo Herrera, en la plenaria de los diputados de Morena fue devastador:

Si bien para 2021 se espera un repunte de la economía, el escenario será peor que en 2018 y 2019 porque “ya no habrá guardaditos” —se los gastaron— y, aunque no se contrate nueva deuda, ésta se incrementará entre 10 y 17 puntos del PIB por el tipo de cambio. Entre este año y el próximo, México vivirá la crisis más fuerte desde 1932; es casi el peor momento económico para el país en el último siglo. En el segundo trimestre la economía cayó 18.7 por ciento y hay indicios de recuperación y podría hacer cerrar el año con una caída de 7.4 por ciento del PIB, la más fuerte desde las crisis de 1932, 1995 y 2009, les dijo.

Al día siguiente, el presidente López Obrador coincidió con Herrera: Yo creo que su diagnóstico es correcto, lo que ayer confirmó en su mensaje con motivo de su segundo Informe. El panorama, pues, es desolador y no se ve una respuesta de gobierno a la altura del diagnóstico.

El Presidente mantiene su política de no recurrir al déficit ni a la deuda ni apoyar a las empresas. Mantiene su proyecto original de reforzar sus programas sociales sin reconocer la necesidad de respaldar, que no rescatar, a las micro, pequeñas y medianas industrias que representan el 70 por ciento del empleo y más de la mitad del PIB para que conserven su liquidez, no cierren ni cancelen empleos y estén operables para el arranque de la economía que, de acuerdo a Herrera, será en 2021 cuando enfrentemos, sostiene, la peor crisis económica de los últimos 100 años, más la sanitaria por el coronavirus, agrego.

Y yo pregunto, ¿qué va a pasar, qué va a hacer el gobierno, qué los empresarios que no quieren invertir?

Porque si vamos a llegar a ese punto de desastre económico, los primeros que caerán serán los de abajo y luego los de arriba, sí, esos que tanto le aplauden.

RETALES

1. DETALLES. Ayer, ningún aplauso interrumpió el mensaje del Presidente; el país no está para aplausos. Él destacó que, como fruto de su arrogancia de sentirse libres, estaban ausentes el presidente de la Corte y el Fiscal General de la República, lo que se habló antes;

2. MESA. René Juárez afirmó ayer que el PRI presidirá la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados vía Dulce María Sauri. Y recriminó a Mario Delgado haber aprobado la planilla en la Jucopo y luego haberse abstenido en la votación, lo que fue una señal a los suyos;

3. RENCOR. Delgado me dijo que se abstuvo porque Sauri apoyó a la panista Laura Rojas, actual presidenta de la Cámara, que presentó un recurso de inconstitucionalidad por la reforma que faculta a las fuerzas armadas en materia de seguridad pública, aunque la priista no firmó. Pero habrá Mesa. Hoy la saca Juárez Cisneros.

Nos vemos mañana, pero en privado