Aliados, AMLO y “mafia del poder”

Ricardo Alemán

Durante décadas el discurso más rentable de Andrés Manuel López Obrador ha sido la confrontación con imaginarios molinos de viento motejados como “la mafia del poder”.


¿Qué es la mafia del poder? ¿Quiénes la integran? ¿De qué partido provienen? ¿Qué buscan los mafiosos del poder?

Queda claro que las respuestas sobre “la mafia del poder” solo pueden ser contestadas por el enemigo de esa mafia, López Obrador.

Sin embargo, todos saben —porque es público—, que por lo menos en tres momentos López Obrador pactó con “la mafia del poder”, la que incluso sobornó al dueño de Morena con 9 mil millones de pesos

¿Lo dudan?

1. Para nadie es nuevo que en décadas la profesora Elba Esther Gordillo representó lo peor de la clase política mexicana.

Incluso, en 2006, el candidato presidencial López Obrador se negó a una alianza electoral con la profesora, con el argumento de que era la mayor representante  de “la mafia del poder”. Por eso Gordillo se alió con Felipe Calderón y juntos derrotaron a AMLO.

En 2018, AMLO enmendó el error y es público que pactó con lo que queda de la profesora, aún integrante de “la mafia del poder”. Y es que el yerno de Elba, Fernando González, participa activamente en la campaña presidencial de Morena.

¿Qué pasó? ¿Dónde quedó la mafia del poder a la que representaba la señora Gordillo? ¿Son casuales la alianza de AMLO con la CNTE, con la Gordillo y con la promesa de tirar la reforma educativa, si gana AMLO?

2. En el Itinerario Político del 2 de febrero de 2016, revelamos los detalles de la alianza entre Obrador y el gobernador de Veracruz, Javier Duarte. Pocos lo creyeron y nos llovieron toda clase de insultos.

Entonces, Javier Duarte era la mayor lacra de “la mafia del poder”; un mandatario ladrón, irresponsable,  defraudador y presunto culpable de la muerte de periodistas. Y claro, era un gobernador priista.

La alianza AMLO-Duarte se confirmó durante el proceso electoral para renovar el gobierno. De manera impensable, el partido Morena en Veracruz dispuso de todo el dinero necesario para apoyar a su candidato Cuitláhuac García, quien por poco derrota a PRI y PAN.

La estrategia de Duarte era hacer crecer a Morena, restarle votos al PAN y provocar la victoria del PRI. Sin embargo, todo salió mal a Duarte, al grado de que hoy está en prisión.

Curiosamente, cuando empezó la persecución contra el Duarte de Veracruz, el primero en defenderlo fue Andrés Manuel López Obrador, quien dijo que se trataba de un chivo expiatorio.

Hoy el gobernador panista de Veracruz, Miguel Ángel Yunes amenaza con revelar las pruebas de que Javier Duarte financió a Morena en las pasadas elecciones.

3. El 29 de octubre de 2008, hace casi 10 años, aquí revelamos las pruebas de una de las grandes mentiras de Obrador; el testimonios de Manuel Camacho Solís, quien desde la tribuna del Senado reconoció que en 1992, López Obrador recibió 9 mil millones de pesos, del gobierno de Salinas, a cambio de retirar un plantón del zócalo.

Así lo dijimos: “En la Comisión Permanente del Congreso del 11 de febrero de 2004 protagonizaron un peculiar debate el senador Juan Rodríguez Prats —tabasqueño del PAN— y el diputado Manuel Camacho Solís, del PRD. Repentinamente, Rodríguez Prats interpeló a Camacho Solís sobre un hecho histórico.

“Señor diputado, conteste nada más sí o no… en 1992 proporcionó usted 9 mil millones de viejos pesos, 9 millones de pesos de ahora, a Andrés Manuel López Obrador para desalojar el Zócalo…

Camacho trastabilló y dejó caer: “No le entregué yo a López Obrador ningún recurso; lo que hizo el gobierno de la República fue cumplir con compromisos que estaban establecidos y, eso sí, con el visto bueno del resto de las secretarías que tenían intervención en esos asuntos. No fue una decisión del jefe del Departamento del DF, se cubrieron indemnizaciones correspondientes a trabajadores que tenían derechos laborales y que Pemex estaba obligado, de acuerdo con el criterio del secretario del Trabajo, en esa época, Arsenio Farell”.

Pero Camacho aporta más elementos sobre el tema en entrevista con el investigador George W. Grayson —el 9 de julio de 2004—, quien plasma las respuestas en su libro Mesías mexicano.

“Dice Grayson (pág. 91 y 92): “Camacho Solís le dio a López Obrador una generosa suma de dinero para que retirara a los manifestantes….” Y el propio Camacho lo explicó así en el propio libro: “Ante la probabilidad de que López Obrador y los manifestantes tuvieran la oportunidad de recibir indemnización de los tribunales, todos estuvimos de acuerdo en que era mejor proporcionarles fondos con los cuáles dispersaran su demostración y regresaran a casa”.

La “mafia del poder” sobornó a AMLO. ¿Y los 9 mil millones?

Al tiempo.