Deja la introducción, lo ‘doblada’

 JOAQUÍN LÓPEZ-DÓRIGA

Es un vulgar disfrazado de vulgar. A nadie que lo haya escuchado puede sorprender el modo de hablar de este Paco Ignacio Taibo. Él así es. Por eso no me asombra que en la presentación en la FIL de Guadalajara de su novela El olor de las magnolias, se haya expresado de cómo la mayoría parlamentaria de Morena está doblando la ley para eliminar el impedimento jurídico del mexicano por nacimiento, y pueda asumir la dirección general del Fondo de Cultura Económica (FCE) de la 4T.

–Sea como sea ¡se las metimos doblada, camaradas!

–y los camaradas se lo celebraron con un jubiloso aplauso

– Perdón, no lo puedo evitar… además, yo sé que me paso de lépero, pero si algo conquistamos este último (sic) de julio es el derecho a llamar a las cosas por su nombre. Los ladrones, ladrones; los traidores, traidores; los enmascarados, enmascarados; los culeros, culeros. Aquí el punto para mí no es la expresión ordinaria, cada quien habla como es, sino el fondo: aseguró que si para el lunes no ha sido aprobada por el pleno (sic) la reforma a la ley, va a haber un edicto del presidente (López Obrador) nombrándome encargado del despacho mientras sale la ley.

O sea, sea como sea ¡se las metimos doblada, camaradas!, resumió.El lenguaje, aceptó que pasado de lépero, no es lo grave, la soberbia, sí y la ignorancia, también: si no es por la ley será por edicto presidencial, afirmó. Insisto, lo peor no es lo soez, es la falta de respeto a la ley y la imposición ya acordada con el Presidente electo al que nunca le he escuchado en privado y mucho menos en público, expresarse, ni de lejos, como lo hace su designado director del FCE.

Pobre Constitución Moral con estas introducciones dobles. Y ya solo una duda: ¿A quién o a quiénes se las metieron doblada, camaradas? No vaya a resultar un autoasalto.