El Congreso es mío… o no hay candidato

Joaquín López-Dóriga

En el más reciente capítulo de la serie El Congreso es mío, la bancada de Morena quiso sostener la reelección de Porfirio Muñoz Ledo como presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, de donde la oposición lo sacó a gritos, insultos y descalificaciones.

Y luego de una llamada telefónica, harto, también, de los improperios, anunció que renunciaba a pesar de su campaña de Sufragio efectivo, sí reelección, y estar con Porfirio es un delirio.

Morena jugó en varias canchas, olvidando la advertencia del presidente Andrés Manuel López Obrador en su plenaria legislativa, el viernes pasado: en el relevo de las mesas directivas, nada fuera de la ley, nadie por encima de la ley, y que respetaran los términos legales para la rotación de ese cargo.

Pero en San Lázaro los morenos lo desoyeron y mantuvieron el proyecto de Muñoz Ledo hasta que tiró la toalla parlamentaria. Ese mismo martes, como en días anteriores, Olga Sánchez Cordero operó, llamó a Mario Delgado y éste la puso en el altavoz para que escuchara su bancada, a la que reiteró el mensaje del Presidente: nada de modificar la ley para agandallarse la Mesa, porque iba en contra de lo que él pensaba, en lo que ella coincidía.

El miércoles, en su mañanera, López Obrador se volvió a pronunciar contra la maniobra de sus diputados y la ley Bonilla, en Baja California, que dijo, eran una vergüenza.

Así las cosas y, tras otra conversación con Sánchez Cordero, Delgado reiteró su respeto a la ley y se dejó paso para que el PAN tomara su turno en la presidencia de esa Mesa con Laura Rojas al frente, lo que Morena y aliados rechazaron en dos votaciones en las que impidieron la mayoría calificada y, de plano, se dejó para la sesión de hoy, 5 de septiembre, plazo fatal para elegir a la sucesora de Muñoz Ledo.

Así, pues, el capítulo de ayer de la serie El Congreso es mío, continúa.

RETALES

1. MENTADA. Porfirio Muñoz Ledo, que presidía la Mesa en la sesión de ayer en la Cámara de Diputados, pidió a la secretaría que revisara el reloj porque estaba marcando progresivamente cuando antes de apagar su micrófono exclamó: ¡Chinguen a su madre! ¡Qué manera de legislar!;

2. REUNIONES. Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, que ha hecho el enlace entre los empresarios y el presidente López Obrador, se reunió en Monterrey con buena parte de los obispos, a disgusto del trato preferencial que reciben los evangélicos, sobre todo a través de Confraternice, que pone en duda el laicismo constitucional del gobierno; y

3. FRAUDE. Está activa la ficha roja girada por la Interpol para detener donde se encuentren a Gonzalo Gil White, José Antonio Cañedo y otros tres socios por uso ilegal de un fideicomiso de la empresa petrolera Oro Negro. La orden de aprehensión se giró el 17 de julio. La interpol los busca en Miami.