El nuevo espacio aéreo es una bomba de tiempo

Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano se gasta miles de pesos en propaganda del nuevo diseño en el Valle de México, pero el cambio pone los pelos de punta.

Mientras Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano, que dirige Víctor Hernández, se gasta miles de pesos en propaganda del nuevo diseño de espacio en el Valle de México, el cambio pone los pelos de punta.

Las aerolíneas están gastando más dinero en combustible, los pasajeros están sujetos a idas a aeropuertos alternos, pero lo más alarmante es que los pilotos están sufriendo con los procedimientos de aproximación al aeropuerto capitalino.

En estos primeros 12 días de operación, ha habido toda una serie de comentarios por parte de controladores de tránsito aéreo, de tripulantes de aeronaves, de directivos de operaciones y tráfico de las aerolíneas, además de quejas de los habitantes del poniente y sur-poniente de la CDMX, que ahora sufren la contaminación por ruido.

Todo es importante, pero es evidente que los comentarios de los tripulantes son decisivos y que éstos no los tomó en cuenta el organismo a cargo de Víctor Hernández a la hora de rediseñar las rutas de acceso.

A los tripulantes les han complicado su trabajo y a las aerolíneas las empujaron a gastar mucho más dinero por concepto de turbosina, en lugar de ahorrar combustible, como se había prometido.

Pero lo más importante es que para llegar al Aeropuerto Benito Juárez ahora hay que volar mucho más cerca de los cerros, como El Ajusco, y aún no se saben los efectos que tendrán los nuevos procedimientos cuando las condiciones meteorológicas del verano compliquen el espacio aéreo.

En diversos chats de pilotos y en las frecuencias radiales se escuchan comentarios que harían sonrojar a los técnicos de la consultora contratada por la 4T, NavBlue, ligada a Airbus, claro, si tuvieran la curiosidad de escucharlos.

Aunque aseguran que las salidas “no tienen mayor problema”, a pesar de que los tramos son más largos para salir del área terminal, “la llegada sí tiene problemas, las STAR (standard terminal arrival rute): son tramos muy largos, sí nos acercan al área del Ajusco y además la intersección del localizador, el curso final para el ILS está en 90 grados, lo que lo hace muy complicado porque se hace de manera muy brusca…”

En estos momentos los inconvenientes son superables, dicen los pilotos, pero en condiciones de instrumentos es muy probable que más de una vez se active la alarma de proximidad del terreno, si hay una nube o una CB descargando y el procedimiento se hace un poco a la derecha. “Una desviación puede ponernos en riesgo y además los virajes son muy ceñidos”.

Con la disminución del tráfico que se generó a raíz de la pandemia es posible operar, pero al llegar a niveles de congestión como el que había en 2019 el exceso de aeronaves puede ser riesgoso y si se le incluye el elemento Santa Lucía la cosa es peor.

Un elemento que complica es la necesidad de bajar de 18 mil a 14 mil pies, por ejemplo, en un lapso muy corto y al mismo tiempo aminorar la velocidad.

Para las aerolíneas la situación se hace difícil porque hay que cargar más turbosina y ya lo están considerando las empresas porque algunos aviones han tenido que irse a los alternos por falta de combustible.

“El asunto es peor si hay cambio de pista, pues si originalmente la aproximación es a la pista 05 y cambia el viento y ahora tiene que ser a las 23 (cosa muy normal) los procedimientos son más largos y no va a dar el combustible, es muy probable que muchos aviones tengan que irse al alterno por la demora en la aproximación. Además, en verano va a estar difícil volar esos tracks por el mal tiempo”.

Al inicio de la temporada vacacional las cosas salieron razonablemente bien. Muy diferente fue el domingo cuando (pese a que el tráfico aéreo ha estado deprimido debido a la pandemia) ese día hubo más operaciones que las usuales y hubo aeronaves que tuvieron que irse a los aeropuertos alternos.

Víctor Hernández. Ilustración de Nelly Vega. (Ilustración de Nelly Vega.)

El problema es cuando el clima de la zona del Valle de México se complique en el verano. “A NavBlue se le olvidó que sobre las nubes hay cúmulus nimbus”, dijeron algunos pilotos…. “está increíble que ahora te desciendan antes de lo que acostumbraban, padrísimo andar raspando los cerros… espero con ansia ahora que empiece el verano para entretenerme más en el mal tiempo”.

Y para rematar, esta: “pues ya les dijimos que si la ven complicada aterricen en la Zaragoza (la avenida Zaragoza)… en estos tiempos cualquier terregal es aeropuerto…”. Interesante para quien quiera escuchar.

Parte de los chats de las tripulaciones.

Alfredo Gutiérrez Ortiz-Mena. Ilustración de Nelly Vega. (Ilustración de Nelly Vega.)

MAÑANA LA PRIMERA Sala de la Suprema Corte va a resolver el amparo promovido por diversas organizaciones productoras de papa que buscan frenar las importaciones de papa fresca. El proyecto del ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz-Mena va en el sentido de abrir el mercado, y con ello, la puerta de par en par a las plagas que vendrán de Estados Unidos. De las 83 identificadas por la Secretaría de Agricultura que comanda Víctor Villalobos, y el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria que dirige Francisco Javier Trujillo, 43 están presentes en la papa estadounidense y 28 de ellas son de alto riesgo. De hecho hoy se publican desplegados dirigidos a la 4T pidiendo que el recurso de revisión no prospere, ya que tendría un efecto devastador para otros cultivos como el maíz, jitomate, caña de azúcar, chile y tabaco.

EN EL ACUERDO rubricado ayer para acotar el outsourcing, hay dos aspectos que no tenía en el radar el sector empresarial y que dieron pie a igual número de conclusiones: o el gobierno de la 4T se los sacó de la chistera en el último momento, o fue algo que negoció Carlos Salazar en una de las dos mesas de trabajo con el Consejo Coordinador Empresarial. Que la subcontratación especializada (porque el outsourcing como se conocía hasta el sexenio de Enrique Peña desaparecerá como tal) se podrá mantener en las empresas solo tres meses y al cabo de ese tiempo los trabajadores se incorporarán a la nómina real; y que ese outsourcing que se acepta no podrá ser mayor a 25 por ciento de la base de empleados.

Emilio Lozoya. Ilustración de Nelly Vega. (Ilustración de Nelly Vega.)

SI NO SUCEDE nada extraordinario, la audiencia del exsenador Jorge Luis Lavalle sería tan pronto como este jueves. Recordará que había sido emplazado el 26 de enero, pero se canceló unas horas antes. La Fiscalía General de la República, que comanda Alejandro Gertz Manero, adujo que no había condiciones de seguridad por el Covid-19. Pues bien, ahora se retomaría pasado mañana. Al panista se le quiere vincular por cohecho, lavado de dinero y asociación delictuosa por el caso Odebrecht, producto de las denuncias que hizo el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, quien ya cumplió nueve meses de estar guardado en su casa.

EN ESPAÑA, ABENGOA se fue a concurso de acreedores hace mes y medio, tras de que no hubiera acuerdo con sus prestamistas. El rompimiento no es una buena señal para la filial mexicana que dirige Ginés de Mula, que en junio del año pasado firmó un nuevo convenio concursal para reestructurar alrededor de 2 mil 200 millones de pesos. El grueso, mil 700 millones en Certificados Bursátiles, los adquirieron el Infonavit en tiempos de Alejandro Murat, el Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco cuando lo dirigía Fidel Armando Ramírez, Banorte de Carlos Hank y Banco Base de Lorenzo Barrera. Este expediente va a dar un giro.

Santiago Urquiza. Ilustración de Nelly Vega. (Ilustración de Nelly Vega)

AL FINAL LAS casas de bolsa agrupadas en la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles, que preside Álvaro García Pimentel, echaron abajo la circular de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores que buscaba reservar a la Bolsa Institucional de Valores, de Santiago Urquiza, cuando menos un 30 por ciento de las posturas pasivas de las operaciones bursátiles. Las intermediarias forzaron al regulador que encabeza Juan Pablo Graf a iniciar de cero otro análisis. Fue determinante el cabildeo de GBM que maneja Diego Rojas, Citibanamex que capitanea Manuel Romo, controladora de Accival, y Banorte, de Carlos Hank González.