El tormento de Moctezuma

Carlos Marín

Procedentes de la Costa Grande, unos 300 activistas guerrerenses de la disidencia magisterial se manifestaron ayer en Acapulco marchando por la costera Miguel Alemán con el rostro cubierto, blandiendo garrotes y lanzando consignas contra la “mal llamada reforma educativa” (lo cual es falso: se reformó la Constitución), ignorantes de que, en todo caso, se refieren a una mala reforma educativa.

Llegaron a reventar el Foro de Consulta Estatal Participativa que se realizaba en el centro de convenciones y para agredir a profesores del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, contra quienes lanzaron decenas de sillas de metal.

Celebro el optimismo del próximo secretario federal del ramo, Esteban Moctezuma, quien recordó que esos foros “son para conciliar” y llegar a un acuerdo “que nos lleve a una mejor educación…”.

De persistir el gobierno que viene en complacer a los profes menos capacitados y más rijosos y vandálicos del país, como son los militantes y afines a la panchera Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, ese propósito, simplemente, nunca se logrará.