Epifanía y estafa maestra

Antonio Rosario

El diputado federal Armando Zertuche Zuani podría estar traduciendo otra versión de ese desmadre llamado México.

O será que con ese expediente tapado de pruebas y turbiedades hizo su arribo a la Fiscalía General de la República a denunciar a Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

¿Debemos creer que este personaje tuvo una ‘epifanía’ y desconoció a la Auditoría Superior de la Federación, lanzándose a luchar por la justicia?

La impresión es que apercibe al Gobernador Cabeza de Vaca de que el mundo se le viene encima.

Le señala que se pasó por el arco del triunfo las observaciones de la Auditoría Superior de la Federación.

Equivalentes a una friolera de 13 mil millones de pesos y picote.

Un dineral que a la tristeza de los tamaulipecos le suma miseria, amargura y tragedia.

Malpensado le pregunto a Zertuche si lo mandaron a negociar o si lo hizo por cuenta propia.

A Cabeza de Vaca esos miles de millones no se ve que lo traigan angustiado, sin menoscabo de que el video acusatorio lo pone muy mal ante todos.

Por el bien de Tamaulipas debe dar la cara el mandatario y poner en su lugar a quien le imputa esa estafa maestra.

O aceptar que hay desfalco grande.

Concerniente al diputado Zertuche necesitamos saber si esa denuncia pública llegó al Ministerio Público o si fue una cortesía para escapar del tedio del confinamiento.