Espantados y cagados / Memoria de chimpancé

Observatorio

Por Antonio Rosario

Hasta el copete de radicalidades todos creen que es bueno odiar al Peje y amar al PRIAN.

U odiar al PRIAN y amar al Peje.

Esa es la tara que nos venden como la fórmula que definanuestras decisiones electorales.

Algo totalmente falso que se suma como otra peste al coronavirus.

Qué frustrante es mirar a un pueblo incapaz de encontrar su camino, dirigido por un atajo de criminales.

¿Cómo a cuántos no les agrada tener a López Obrador en la Presidencia?

Deben ser demasiados.

¿Pero cuántos recuerdan que las monstruosas ratas prianistas hundieron al país en un inmenso océano de excremento?

Medio México ya no se acuerda por la memoria de chimpancé.

Y Andrés Manuel está muy lejos de convencernos a muchos.

Pero seguir amamantando monstruos paridos por otros esperpentos es como apresurar el fin del mundo.

Horrores que llevaron a los mexicanos al infierno con el robo de la riqueza nacional, más la violencia que ha matado en números reales a más de un millón de hombres y mujeres.

Para colmo, como el Peje ya les declaró la guerra a los horrorosos pues estos ni tardos ni perezosos se declaran espantados y cagados.

Espantados pues nunca se imaginaron perder lo que se robaron.

Y cagados porque encima se encabronan cuando deben largarse del país o volverse enteramente invisibles.

Si México olvidó los gobiernos abominables del pasado, Dios recordará todo lo que hicieron.

Ciérrales las puertas de tu vida y de tu casa a estos perversos que cínicos se atreven a lanzar candidatos y pedir el voto.

A todos mándalos mucho a la chingada.

A los del PRIAN y a los que se esconden en Morena.

antoniorosarioh@hotmail.com