La primera de tres

9 agosto 2017

Carlos Marín

La primera entrevista de mi vida la hice (más otras dos, las pedían en paquete) al entrañable Rius.

Y fue al alimón.

Un profesor de la Septién nos contó que el trabajo lo solicitaba una universidad estadunidense, y a Óscar Hinojosa y a mí nos pidió buscar también a los directores de Siempre!, José Pagés, y de Sucesos, Mario Menéndez.

Óscar y yo éramos condiscípulos y cómplices de sueños revolucionarios, además de muy queridos amigos (murió siendo subdirector de El Universal).

Cumplimos el encargo y a cada uno se nos pagó con un cheque de 40 dólares (el cambio en pesos era 12.50).

Celebérrimo ya, el creador de Los Supermachos fue quien primero aceptó y lo entrevistamos en su departamento de la Sinatel.

De aquel primer encuentro (habría muchos otros en los años subsecuentes), recuerdo solamente lo amable de su trato con un par de bisoños y me alegra por esto que otros aprendices de él resalten, además de su ingenio, su afabilidad, su sencillez y su hartazgo del humor político.

Irreverente, “satírico de la desesperanza”, Rius, el gran Eduardo del Río, encarnó lo más inteligente de la historieta y la caricatura en México.

“El asalto…” reaparece el lunes.