Marcha, error de diagnóstico

Joaquín López-Dóriga

Ayer, como cada año en esta fecha, se llevó a cabo la marcha para recordar la matanza de estudiantes en la plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, la tarde del miércoles 2 de octubre de 1968, sin incidentes mayores ni graves.

La misma autoridad, tanto federal como capitalina, se encargó de crear una expectativa violenta centrada en los vándalos encapuchados, y en lugar de atender a los manifestantes de verdad, se cometió un error de diagnóstico al focalizarse en lo que llaman esa minoría violenta, que al querer reducirlo así, a una minoría, empequeñecen el tamaño de la prevención, del problema y del mismo gobierno: son una minoría pero son su mayor preocupación.

Y así fue. Su estrategia se centró en los anarkos, que por eso se llevaron toda la atención, como en cada marcha en la que irrumpen.

Debo decir que el operativo policíaco pasó la prueba de prudencia y acción, cuando primero tuvo el acierto de dejar pasar y luego de atajar a los vándalos en 5 de Mayo, a los que encapsularon, como se hacía antes, impidiéndoles llegar al Zócalo que quedó, como debía quedar, en exclusiva para el acto central del recuerdo y condena de aquella matanza, hace 51 años.

Así, pues, los granaderos, de los que habían anunciado su desaparición, estuvieron presentes, actuaron cuando tenían que actuar, no se reprimió, —¿o sí?— y contuvieron a los violentos, con lo que se acabó el conflicto.

El error, y grave, fue el operativo del llamado cinturón de la paz, anunciado por Claudia Sheinbaum, que al final no sirvió de nada, en el que usó a 12 mil trabajadores a los que expuso imprudentemente en una larga valla en la que, indefensos, fueron atacados por los vándalos hasta que la misma policía les dijo que mejor se quitaran las camisetas y se fueran.

No le salió mal a la jefa de Gobierno, no. Pero tampoco nada que celebrar.

Y un apunte: policías militares antimotines protegieron Palacio Nacional al que nadie se acercó porque los anarkos no llegaron a la plancha.

No comen lumbre, aunque la usen.

RETALES

1. REVÉS. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación dio un primer revés a la ley Bonilla y ratificó que éste fue electo para un período de dos, y no de cinco años como pretende. En la Corte no hay fallo porque no se ha publicado oficialmente esa reforma del congreso de Baja California, que lo retrasa a propósito;

2. PIROTECNIA. Como le había adelantado, la iniciativa de Morena para desparecer poderes en Guanajuato y Tamaulipas, y la del PAN para lo mismo pero en Veracruz se irán a la congeladora. Ayer la comisión dictaminadora pidió tiempo para reflexionar. A la maniobra, caradura; y

3. GUERRA. La revelación de que a Yeidckol Polevnsky le condonó el fisco más de 16 millones de pesos en impuestos, es ya un factor en su contra en la guerra por la presidencia de Morena.

Nos vemos mañana, pero en privado