Pues que no fue el Estado

Joaquín López-Dóriga

Los insultos ante los argumentos son producto de una mente perezosa.

Florestán

La noche del viernes 26 de septiembre de 2014 llegó a Iguala un grupo de estudiantes de primer año de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos, en Ayotzinapa, Guerrero, donde la esposa del alcalde perredista, José Luis Abarca, celebraba su informe como presidenta del DIF municipal.

Los reportes policiacos a Abarca, mientras cenaba tacos, hablaban de una provocación de normalistas para reventarle el evento a la señora.

Esa misma noche, se registraron varios tiroteos con un saldo de seis muertos y más de 20 heridos.

En horas siguientes se supo que 57 jóvenes habían desaparecido. Por la mañana 15 salieron de los escondites en los que pasaron la noche, pero de otros 43 nunca más se volvió a saber nada.

Y ante la desaparición de los normalistas y el retraso del gobierno federal en atraer el asunto, el caso se le fue de las manos.

Así, la versión más creíble de los dos grupos del crimen organizado que se disputaban la plaza en complicidad con policías de Iguala y Cocula, traslado y desaparición de los 43, quemados en el basurero de Cocula, que concluyó la entonces PGR, fue rechazada por grupos sociales y políticos de izquierda que crearon lo de FueElEstado, de lo que hicieron un credo: FueElEstado, repetían en redes y pintas.

Y así pasaron más de cinco años hasta que el viernes pasado, en Tlapa de Comonfort, una comunidad guerrerense asiento de una de las bandas acusadas del crimen, el presidente López Obrador afirmó que la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa no fue un crimen de Estado, por lo que se conocerá toda la verdad.

Esta declaración dejó sin asidera a sus fanáticos que por años corearon FueElEstado, cuando en realidad, como dijo el Presidente el viernes, no fue así, fue un crimen de criminales, algunos de los cuales fueron encarcelados, otros no, y la mayoría liberados, delito que se comprometió a resolver y a sus autores, castigar.

RETALES

1. CANDIDATAS. De la terna enviada por el presidente al Senado para ocupar la vacante 11 de la Corte, lleva ventaja Margarita Ríos-Farjat, jefa del SAT. ¿Qué caso tendría, de no ser, someterla a este desgaste? Un antecesor suyo, en 2012, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena hizo el mismo recorrido;

2. OUT. La Cámara de Diputados guardó la aprobación del dictamen que daría facultad a Hacienda de la extinción de cuentas congeladas sin mayor trámite. Fue la votación que Morena había perdido e iban a reponer tras el receso del pasado día 6;

3. DEBACLE. En Morena no acaban de entender que sin López Obrador son nada; que una cosa es el reconocimiento que tiene su jefe, y otra el que tiene su partido, y que en la despiadada lucha por el poder de grupos, se deshacen entre ellos olvidando que en 2021 hay elecciones. No se vayan a llevar un susto en la Cámara de Diputados.

Nos vemos mañana, pero en privado