¿Qué pasaría si bajan a Ricardo Anaya?

Antonio Rosario

Bajar al panista Ricardo Anaya de la contienda por la presidencia de la república no debe ser un operativo muy difícil que digamos para el sistema priista en el poder.

¿De qué recursos y artimañas se agarrarían para sacar de la jugada a este sujeto que no es tampoco una hermanita de la caridad?

La primera apunta que no decidirán hacerlo por una forma tan burda y ranchera.

Que lo estarán achicharrando en redes y medios hasta volverlo tan indeseable y repugnante a la vista de los votantes.

El plan ‘b’ sería obsequiarle una ruidosa orden de aprehensión por los delitos que todo México conoce le han sido imputados a este mañoso y verborreico queretano.

Desatando esto un estallido en los estados panistas que moverían poderes y dinerales reclamando la detención de este Anaya decidido a salirse con la suya.

El ruido sería tanto que la imagen de AMLO se volvería diminuta.

Y si no desapercibida sí bastante venida a menos.

Aunque el escándalo lo manejarían en Los Pinos con el cuento de que nadie está por encima de la ley.

¿Cuál tigre popular?

¿Ganón de la operación?

Obvio, el mentado Pepe Meade que para todos trae al santo de espaldas.

Reforzado el encarcelamiento del panista con el megafraude que gente como José Gil Olmos y Genaro Villamil afirman ya está en marcha.

Y a todo lo que da.

Increíble que a muchos se les olvide que los priistas tienen el poder.

LA DEL ESTRIBO.-

¿Quién se traga el cuento de que AMLO ya negoció con EPN?

PILÓN.-

El tigre será muy temible, pero no soporta los balazos.