Siete riesgos de la democracia mexicana

Héctor Aguilar Camín

4. Que se reduzca el financiamiento público a los partidos en un momento de derrota política de todos ellos, añadiendo a su disminución de votos la disminución proporcional de sus recursos públicos.

5. Que se consolide la tendencia de la centralización política del Poder Ejecutivo a costa de los demás poderes, de los órganos autónomos y de la pluralidad institucional de Estado mexicano.

6. Que triunfen las propuestas de minar presupuestalmente al INE, reducir sus extensiones estatales y reducir y cambiar a todos sus consejeros por decisión de un Congreso dominado por el partido en el gobierno.

7. Que triunfe la presión del gobierno para obtener del INE el padrón electoral, cuyo acceso pleno está prohibido a los partidos, al gobierno y a cualquier otro actor, público o privado, desde 2016.

La presión del gobierno para que el padrón le sea entregado ha subido de tono, al parecer, por los malos resultados del levantamiento de su propio censo de beneficiarios de programas sociales hecho por los llamados Servidores de la Nación.

Desde 2016, debido a disposiciones legales de protección de datos personales, el padrón electoral es accesible solo a los partidos y solo en periodos electorales, en computadoras ciegas, no conectadas a internet, con datos que no incluyen ni la edad ni la dirección de los ciudadanos registrados en el padrón.

Todo esto y algo más recogí en mis notas anteayer, en el Palacio de la Autonomía del Centro Histórico de Ciudad de México, con motivo de los 50 años de la Fundación Ebert en México.