Urzúa nos dijo los pecados y no los pecadores

Joaquín López-Dóriga

La bomba en la renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda fue el tono: no lo dejaron ser y no todo se hizo bien.

Denuncia, primero, las discrepancias en materia económica que es algo natural entre el presidente de la República en turno y sus secretarios de Hacienda y de éste con los secretarios del gabinete, porque su respuesta más frecuente es no.

Pero atribuye algunas de esas discrepancias, a la toma de decisiones de política pública sin el suficiente sustento:

Estoy convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que ésta pueda tener y libre de todo extremismo, sea éste de derecha o izquierda. Sin embargo, durante mi gestión, las convicciones anteriores no encontraron eco, es decir, no le hicieron caso.

Y Urzúa añade:

Aunado a ello, me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública: Esto fue motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de intereses.

Detalló, pues, su vida en Hacienda: se tomaron decisiones de política pública sin el suficiente sustento, lo ignoraron cuando planteó que toda política económica debe realizarse cuidando los diversos efectos que pueda tener y libre de todo extremismo y que personajes influyentes le impusieron personal ignorante e incapaz en un conflicto de intereses.

Urzúa, pues, nos dejó los pecados, pero no los pecadores: ¿Qué decisiones de política pública se tomaron sin el suficiente sustento y cuidando los efectos que pudieran tener? ¿Pemex, al aeropuerto de Texcoco, Santa Lucía, Dos Bocas, el Tren Maya? ¿Quién le impuso funcionarios ignorantes? ¿Cuáles son, porque ahí siguen, y por qué lo viene a exponer ahora?

Así que faltan respuestas a aspectos claves en el manejo de las políticas públicas que denuncia y que por su gravedad, debemos conocer.

RETALES

1. AZÚCAR. Menudo susto se llevó ayer Carlos Romero Deschamps cuando agentes federales llegaron a una mesa del Morton’s de Palmas para llevarse detenido al abogado Juan Collado, con el que comía. Collado es abogado de dos ex presidentes;

2. GOLPE. Con los votos de los diputados del PRI y del PAN en el Congreso de Baja California se dio un golpe constitucional al ampliar de dos a cinco años el mandato del gobernador electo de Morena, Jaime Bonilla. Lo que es de vergüenza es que Morena solo tiene tres diputados y cómo Bonilla consiguió la mayoría calificada. Le digo que la oposición de los partidos es una mierda; y

3. OTRA. No trascendió, pero ayer renunció el titular de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestro de la FGR, Gualberto Ramírez Gutiérrez. Fue uno de los primeros funcionarios en investigar la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en septiembre de 2014.