Cancha con sabor amargo para el Tricolor

5 julio 2019

México y Estados Unidos se verán las caras por sexta ocasión en una final de Copa Oro (1993, 1998, 2007, 2009 y 2011).

La Selección Mexicana no ha tenido problemas con la escuadra de las barras y las estrellas cuando se trata de pelear por el título de la Concacaf; tres de ellas han terminado con goleadas a favor del Tricolor.

Sólo una de las cinco finales tuvo un desenlace negativo para la Selección Nacional.

En 2007, México comenzaba un nuevo proceso a cargo de Hugo Sánchez en el banquillo.

El Pentapichichi traía buenas credenciales después de haber dirigido a Necaxa y Pumas en la Primera División.

Sin embargo, México dejaba dudas en su funcionamiento después de haber terminado segundo de grupo por debajo de Honduras, además de las dificultades sufridas para eliminar a Costa Rica en cuartos y a la sorpresiva Guadalupe en semifinales.

A pesar de todo, el Tri se instauraba en una nueva final en el Soldier Field de Chicago, mismo escenario donde jugará este domingo frente a Estados Unidos.

México tuvo un buen inicio, mantenía la posesión de balón y en un par de ocasiones tocó el marco defendido por Tim Howard.

La recompensa llegaría al minuto 43. Nery Castillo desbordó por la banda derecha y mandó un pase cruzado a donde llegó para rematar  Andrés Guardado, en aquel entonces una promesa del futbol mexicano que  apenas negociaba su pase al Deportivo la Coruña en España; México lo ganaba 1-0.

Corría el minuto 61, Brian Ching, uno de los elementos más desequilibrantes para los estadunidenses, se infiltró al área mexicana, y una torpe reacción de Jonny Magallón provocó el penal para que Landon Donovan convirtiera el empate.

La pesadilla seguía, apenas a diez minutos de la anotación, tras un rechace en tiro de esquina, Benny Feilhaber impactó el balón de volea para sentenciar a México con un verdadero golazo y ganar la Copa Oro 2007 que daba el boleto a la Copa Confederaciones 2009 en Sudáfrica.

 

La eterna figura de Andrés Guardado

Andrés Guardado, uno de los máximos goleadores con 12 y jugador con más participaciones en la Copa Oro de la Selección Mexicana (23), ha estado presente en dos de las últimas tres finales en contra de la selección de Estados Unidos.

En 2007, la única a favor del conjunto de las barras y las estrellas, El Principito anotó el gol de México en la derrota por 2-1.

Para la final del Rose Bowl de Pasadena, en 2011, marcó el empate 2-2 y dio pase a Pablo Barrera para poner a México arriba en el marcador.

El veterano y capitán del Tri, Andrés Guardado, tendrá una final más de Copa Oro frente a Estados Unidos, y buscará anotarles su tercer gol en la definición por el título de la Concacaf.

-De la Redacción

 

Tercera final de Copa Oro en casa de los Osos

El Soldier Field de Chicago tendrá su tercera final de la Copa Oro, ya fue sede de la definición por el título regional en 2007 y 2013.

La casa de los Osos de Chicago albergó la Copa del Mundo 1994, el mundial femenino de 1999, recientemente la Copa América Centenario 2016 y ya se ha convertido en una de las sedes tradicionales del máximo torneo de la Concacaf.

Además, es uno de los emblemas deportivos de los Estados Unidos.

Las dos finales disputadas para el equipo de las barras y las estrellas en el inmueble han sido victorias.

En 2007 venció por 2-1 a la Selección Mexicana en el Clásico de la Concacaf y en la final de 2013 se llevó el triunfo por la mínima frente a Panamá.