Cruz Azul golea 5-0 al Pachuca

10 marzo 2018

Cruz Azul vuelve a respirar tras  golear 5-0 al Pachuca para conseguir su primer triunfo como local en este Clausura 2018.

Desde octubre de 2016, el conjunto cementero no anotaba 3 goles o más en el Estadio Azul, cuando venció 5-3 al Veracruz.

La Máquina arrolló a los Tuzos en 9 minutos, haciendo 3 goles de buena manufactura, pues aprovechó que el club hidalguense salió dormido.

Los celestes también rompieron una racha de 8 cotejos de Liga sin triunfo, para llegar a 11 puntos, ganando un puesto en la tabla de clasificación, para ponerse 14 de la tabla.

Fue de la mano de un refuerzo, Walter Montoya, y de un jugador exhibido por Pedro Caixinha, Ángel Mena, como Cruz Azul despertó.

Montoya abrió el marcador al 3′, cuando recibió un pase de Adrian Aldrete y se quitó con una finta a Francisco Peña, antes de batir al portero Alfonso Blanco.

Cuatro minutos después, Édgar Méndez superó a Emmanuel García por la derecha y metió centro que remató Felipe Mora a primer poste.

Al 9′, con unos Tuzos perdidos, Ángel Mena remató cruzado de primera intención un centro de Montoya.

Fue así como La Máquina encendió, como animó a su gente, que ya no la abandonó, que alentó en todo momento a los suyos, que presionó al rival y que también tuvo caricias para Christian Giménez y Oscar Pérez, ídolos celestes que hoy viven en Hidalgo.

Para el 66′, Méndez hizo el cuarto al llegar sólo tras un error en la salida de los Tuzos, antes de que Mena, ese que Caixinha criticó por no dejar todo en la cancha, metiera potente disparo al ángulo desde afuera del área grande, al 78′.

El Pachuca, apenas tuvo ocasiones, que resolvió bien Jesús Corona, como al 27′, a Walter González, o al 45′, a Franco Jara.

Todavía al 88′, Sebastián Palacios echó por un lado el balón pese a llegar sin marca.

Ni el ingreso del “Chaco” Giménez, al 62′, le cambió el rostro al club hidalguense, por más que luchó en media cancha.

Desde el Apertura 2012, el conjunto cementero no se había tardado tanto en ganar como local.

Por eso la afición no dejó de cantar el Olé, Olé, además de encender las lámparas de sus celulares, porque la Liguilla aún está lejos, pero este Cruz Azul mostró que tiene sangre en el último torneo que disputará en el Estadio Azul.

Pulso Político On Line/ Agencias/ Foto: Internet