Cayó el consumo de tabaco frente a la marihuana entre los jóvenes de EEUU

16 diciembre 2017

Un estudio patrocinado por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de los EEUU realizado en conjunto con la universidad de Michigan reveló que el consumo de tabaco entre los adolescentes norteamericanos descendió de forma significativa frente a los cigarrillos electrónicos y la marihuana.

La encuesta nacional enfocada en el uso de drogas entre adolescentes encontró que el 22,9% de los jóvenes en los años finales de la escuela secundaria habían fumado marihuana en los últimos 30 días, mientras que un 16,6% había optado por la opción de los cigarrillos electrónicos. En lo que respecta al consumo de tabaco en su formato tradicional, sólo el 9,7% compartió haber fumado cigarrillos durante dicho período.

El estudio involucró a 43.703 estudiantes de octavo, décimo y doceavo grado pertenecientes tanto a instituciones públicas como privadas de todo el país y arrojó resultados relativamente alentadores, dado que mostró un claro descenso en el consumo de sustancias como alcohol, tabaco, opioides recetados y estimulantes entre los jóvenes.

Las cifras se mostraron inferiores o iguales a las de 2016, las cuales ya representaban los indices de consumo más bajos en dos décadas. Por su parte, el consumo de marihuana se ha mantenido estable con pequeñas alteraciones durante los últimos años, mientras que estudios alternativos aseguran que el consumo de dicha droga entre jóvenes ha aumentado durante la última década.

Tanto miembros de la comunidad educativa como expertos en salud pública han hecho público su entusiasmo ante el marcado descenso de consumo de tabaco ente jóvenes, algo que catalogaron como “un asombroso logro en lo que respecta al ámbito de la salud”. Paralelamente, alertaron sobre los riesgos de recurrir a la marihuana como una estrategia para lidiar con los problemas, bajo la asunción de que no podría traer efectos negativos sobre su cerebro en desarrollo.

Entre los motivos citados como responsables de la baja del consumo de tabaco se incluyeron las fuertes campañas públicas, la suba de los precios de los cigarrillos y la presión de los pares por no fumar. Estudiantes de todos los niveles destacaron ver al consumo de tabaco y alcohol como algo “desagradable y un riesgo serio a la salud”. El hecho de ser expuestos en redes sociales bebiendo, algo que podría poner en riesgo su futuro educativo y profesional, fue otro de los motivos citados por los jóvenes para alejarse del alcohol.

Independientemente de los resultados del estudio, especialistas alertaron sobre los peligros de que los cigarrillos electrónicos lleven a los adolescentes a eventualmente fumar tabaco en su formato tradicional con sus nocivos carcinógenos asociados.