Partidarios de Trump protestan en diversas ciudades

11 noviembre 2020

DW | Partidarios del todavía presidente estadounidense Donald Trump se están reuniendo en varias ciudades de los Estados Unidos para protestar alegando que la elección presidencial fue robada, después de que se declarara como ganador a su rival demócrata, Joe Biden. Las protestas parecen relativamente pequeñas y aisladas a primera hora del sábado, mientras que los partidarios de Biden están llenando las calles en varias ciudades de Estados Unidos.

El propio Trump aseguró que «la elección está lejos de haber finalizado» y criticó que el candidato demócrata, Joe Biden, se hubiera «apresurado» a reclamar «falsamente» la victoria en las elecciones. A su vuelta a la Casa Blanca tras una partida de golf, la caravana presidencial pasó cerca de la plaza Black Lives Matter (Las vidas negras importan) frente a la Casa Blanca, donde una multitud celebra la derrota de Trump. El propio presidente siguió animando la protesta a través de Twitter, insistiendo en que él ganó las elecciones y agitando el fantasma del fraude electoral.

Cientos de personas se han reunido en Lansing, la capital de Michigan, un estado clave para Biden, así como en Atlanta, Georgia, y Arizona para gritar «detengan el robo», a pesar de que las autoridades no han encontrado evidencia de un amplio fraude electoral. En Georgia, frente al congreso estatal de este tradicional bastión republicano, unos mil manifestantes coreaban consignas como «enciérrenlo», «fake news» o «¡esto no ha terminado!» enarbolando banderas tanto estadounidenses como de la campaña de Trump. No ha habido informaciones de enfrentamientos violentos, aunque la policía se desplegó para evitar choques entre los partidarios de Trump y los de Biden.

Manifestantes en Lansing, Michigan, corean consignas en contra de Joe Biden.

En Georgia, donde no ha ganado un candidato presidencial demócrata desde 1992, Biden lidera el recuento de votos por muy estrecho margen. Si bien se esperaba que fuera un resultado clave en la contienda electoral, finalmente el resultado en Pensilvania y Nevada convierte en irrelevante el resultado final en Georgia, ya que aseguran suficientes votos electorales para que Biden se convierta en el 46º presidente de Estados Unidos.

Jordan Kelley, un joven de 29 años de Murfreesboro, Tennessee, condujo durante más de tres horas hasta Atlanta para asistir a un mitin a favor de Trump. «Aquí está ocurriendo un fraude electoral», afirma, con la creencia de que los votantes en Georgia, un estado liderado por un gobernador republicano y con un secretario de estado republicano, habían sido contados incorrectamente para favorecer a Biden. «Aunque vivo en Tennessee, soy estadounidense y quiero asegurarme de que los estadounidenses tengan voz en las elecciones».

Protesta a favor de Trump frente al Capitolio del Estado de Arizona, en Phoenix.

Desde que cerraron las urnas el martes, día de las elecciones, los partidarios de Trump, algunos de ellos armados, se han reunido frente a los edificios donde se contaban los votos, muchos de ellos con banderas y carteles de Trump con el hashtag #stopthesteal. Poco después de que se proyectara que Biden ganaría la carrera presidencial, unos 75 manifestantes pro-Trump se reunieron el sábado por la mañana frente al centro de recuento electoral de Phoenix. Esa multitud aumentó a más de mil en cuestión de horas.

En Lansing, un grupo de unos 50 partidarios de Trump tuvo un enfrentamiento con otro más pequeño de manifestantes con banderas de Black Lives Matter frente al Capitolio del Estado de Michigan. Hubo empujones y gritos, aunque los momentos de tensión pasaron sin mayores incidentes.