Trump a la caravana de migrantes: “Es una invasión, nuestros militares les esperan”

29 octubre 2018

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado que la caravana de migrantes centroamericanos que se desplaza hacia su país es “una invasión” y ha advertido a sus integrantes que los militares norteamericanos que se encuentran en la frontera con México les impedirán cruzar a territorio estadounidense.

“Muchos pandilleros y algunas personas muy malas están mezclados en esa caravana que se dirige a nuestra frontera sur. Por favor, regresen, ustedes no serán admitidos a EE.UU., a menos que opten por el trámite legal. ¡Es una invasión de nuestro país y nuestros militares les esperan!”, ha escrito el mandatario en su cuenta personal de Twitter.

Many Gang Members and some very bad people are mixed into the Caravan heading to our Southern Border. Please go back, you will not be admitted into the United States unless you go through the legal process. This is an invasion of our Country and our Military is waiting for you!

El pasado 13 de octubre, unos 1.600 hondureños conformaron una caravana terrestre rumbo a EE.UU., a la que se sumaron guatemaltecos y salvadoreños con el fin principal de escapar de la pobreza y la violencia en sus países. Días después de cruzar la frontera entre Guatemala y México ya se desplazaban cerca de 7.000 personas. El 25 de este mes, Donald Trump anunció que Washington enviaba cientos de militares a la frontera y señaló que su país nunca aceptará a quienes ingresen en su país de manera ilegal.

Al mismo tiempo, otra caravana de migrantes —que, hasta el momento aglutina a unas 700 personas—, comenzó su camino desde El Salvador el 28 de octubre. Ante esta situación, el Pentágono planea desplegar 5.000 militares en servicio activo en la frontera suroeste de EE.UU. para detener la caravana de migrantes, cifra que superará ampliamente los planes iniciales, según informa The Wall Street Journal.

Además, este despliegue adicional representaría “una fuerza militar equivalente a cerca de un tercio del número de funcionarios de aduanas que trabajan actualmente en la frontera”, precisa ese medio.

Los oficiales estadounidenses aseguran que los últimos planes prevén el envío de unos 1.800 soldados a Texas, 1.700 a Arizona y otros 1.500 a California. Se espera que se desplieguen en los puertos de entrada, por lo menos en la etapa inicial de esa misión, que el Pentágono ha denominado ‘Operation Faithful Patriot’ (Operación Patriota Fiel).

En las fases posteriores, los involucrados deberían ayudar a los oficiales de la frontera a construir tiendas de campaña y brindar asistencia médica, entre otras tareas.