Pleito del PRIAN y AMLO manda un guiño a EPN

7 marzo 2018

Andrés Manuel López Obrador considera que una alianza entre PRI y PAN a estas alturas “va a ser muy difícil”, lo cual cambiaría el escenario electoral que tenía previsto. Y mientras eso ocurre, aprovecha la división para mandar un mensaje de conciliación al presidente Enrique Peña Nieto.

Por Manuel Hernández Borbolla | Andrés Manuel López Obrador no contaba con una ruptura entre el PRI y el PAN. Esa es su lectura a partir del pleito entre Ricardo Anaya, candidato presidencial del PAN, y el gobierno federal encabezado por Enrique Peña Nieto. Una ruptura que podría desestabilizar al país, pero también darle una oportunidad para que el líder de Morena mande algunos guiños a Peña, quien tendrá que buscar una alternativa en caso de que la campaña de José Antonio Meade termine por desplomarse.

Por eso llaman la atención las palabras de López Obrador durante el arranque de la “pasarela” de los candidatos presidenciales al término de una reunión con empresarios de tiendas de autoservicio en Guadalajara.

¿Ve usted una alianza entre PRI y PAN?, cuestionó una reportera.

“Ya va a ser muy difícil, por eso estoy preocupado, porque ya no se van a poder unir. Yo ya tenía hecho el cálculo de que unidos les ganábamos con 10 o 12% de ventaja, ya los estaba yo esperando, decía yo que para abril o para mayo, pero con esa ruptura que es gravísima, ahora me preocupan otras cosas, me preocupa que se vaya a descomponer más, porque es un pleito de mafia”, respondió López Obrador.

“¿Qué pasa cuando hay pleitos en las mafias? Se hacen daño, no sólo se rasguñan. Yo lo que les pido es que no se hagan daño y no desestabilicen al país, que se comporten, porque no se gana nada con los pleitos. Que firmen un acuerdo de paz y de no violencia”, señaló el candidato presidencial de Morena.

Por eso le llama la atención el papel que está jugando el panista Diego Fernández de Cevallos, a quien considera mancuerna del expresidente Carlos Salinas de Gortari.

“Cuando veo a Diego defendiendo a Anaya me llama la atención, y como es un pleito de mafia, de los de arriba, habría que preguntarse qué papel está jugando Salinas”, afirmó López Obrador.

En este sentido, consideró que es necesaro que Anaya aclare qué fue lo que provocó su ruptura con Enrique Peña Nieto.

“Que no salga ahora como si no conociera a Peña, se sacude, se quiere lavar las manos y aparece como el paladín de las libertades y la limpieza, como el maestro limpio. Que me diga primero cuántas veces ha visto a Peña y qué fue lo que llevó a la ruptura”, afirmó López Obrador.

Y justo en esta ruptura, López Obrador ha aprovechado para mandar un mensaje a Peña, a quien dijo, le otorgará el beneficio de la duda de que no meta la mano en las elecciones. Un asunto que, según el tabasqueño, le ganaría un reconocimiento histórico al presidente a pesar de los altos niveles de repudio que enfrenta el PRI actualmente.

“Yo celebro que el presidente Enrique Peña Nieto haya hecho este compromiso de no intervenir en el proceso electoral. Yo le tomo la palabra. Creo que es lo mejor que se garantice la democracia en el país”, dijo. “Le tomo la palabra, le doy el beneficio de la duda”, agregó el tabasqueño.

“Yo agregaría que, si el presidente Peña Nieto cumple con ese compromiso y se respeta la voluntad de los mexicanos, si las próximas elecciones son limpias, son libres, esto va a ser un asunto que se le va a reconocer al presidente Peña Nieto, independientemente de cómo esté ahora su imagen, independientemente del rechazo que tenga. Si él garantiza elecciones limpias y libres, se le va a reconocer”, manifestó el morenista.

“Yo no voy a perseguir a nadie. Yo no voy a actuar con venganza con nadie”, enfatizó, para establecer un contraste con la amenaza de Anaya, quien prometió perseguir políticamente a Peña.

“Es muy extraño que Anaya esté diciendo que va a meter a la cárcel a Peña si eran muy amigos. Se veían frecuentemente. Le estoy pidiendo a Anaya que diga cuántas veces vio a Peña en lo oscurito, cuáles fueron los acuerdos que tomaron y por qué ahora se pelean, qué fue lo que sucedió, que nos lo explique”, agregó.

Un guiño de López Obrador hacia Peña, que ha ido utilizado por Anaya para acusar que estas señales de amnistía anticipada representan la continuidad del pacto de impunidad que existe en México.