Así es como la publicidad incitaría la violencia entre las mujeres

5 octubre 2017

Un estudio asegura que las modelos provocadoras inducirían a la agresión indirecta.​​​​​​

En los últimos años hemos visto cambios en la forma en que las mujeres son representadas en la publicidad. De la ama de casa perfecta hemos pasado a la mujer exitosa perfecta, sin mencionar la sexualización femenina en imágenes en las que sus habilidades poco importan, en comparación con su físico.

Los efectos de la publicidad han sido ampliamente estudiados (sobre todo en lo que se refiere a la idealización de cómo debe lucir una mujer).

Un nuevo estudio sobre los efectos que provoca la sexualización de las modelos femeninas se ha dado a conocer (y no tiene que ver con la talla o el peso).

Según reveló el estudio francés La Competencia Intrasexual Imaginaria: Anuncios con modelos femeninos provocadoras disparan en las mujeres agresión indirecta, publicado en el Journal of Business Ethics, los anuncios publicitarios en los que las modelos se muestran de forma provocativa incentivan la competencia intra-sexual en las consumidoras; es decir, serían responsables de ciertas rivalidades entre mujeres.

Lo anterior daría lugar a sentimientos y comportamientos normalmente dirigidos hacía las rivales reales: celos, chismeo despectivo y exclusión social. Así también generaría patrones de agresión indirecta, como el “bullying”, el “fat-shaming” y el “slut-shaming”.

La postura provocativa de las modelos despertó en las espectadoras conductas de agresión indirecta.Sylvie Borau.

El estudio fue realizado por la profesora Sylvie Borau (del Departamento de Marketing y Negocios Internacionales) de la escuela francesa Toulouse Business School, y por Jean-François Bonnefon de Toulouse School of Economics.

La agresión indirecta, expresada en comportamientos como el chisme despectivo o la exclusión social, es una problemática seria que puede acarrear dramáticas consecuencias como la depresión y el suicidio.Sylvie Borau.

La investigación propone soluciones para mitigar el impacto de la provocación sexual en la publicidad, e invita a las organizaciones defensoras del consumidor, observadores de medios de comunicación y ciudadanos involucrados a crear consciencia pública y mantener prácticas responsables.