¿Cómo saben adónde ir las palomas mensajeras?

5 marzo 2018

En una película que vi hace un tiempo, un soldado usaba una paloma para enviar un mensaje secreto a un aliado que se encontraba a cientos de kilómetros de distancia. ¿Cómo sabía la paloma adónde ir?

La paloma no lee las direcciones de las casas y no entiende los números ni las letras que usamos los humanos para comunicarnos. Lo que pasa, y el cine no nos lo explica, es que la paloma mensajera no es lanzada a cualquier destino; es enviada a casa.

Volvamos a la película para comprender mejor esto. La paloma fue criada en la casa del aliado, el ejército se llevó varias palomas hasta el lugar de batalla y el soldado soltó la paloma con un mensaje para que esta volara hacia su “palomar” o casa.

¿Y cómo se orientan? ¿Cómo saben cuál es la dirección correcta?

Hay varias teorías. Las palomas mensajeras son, realmente, animales muy inteligentes. Fueron entrenadas para llevar pequeños objetos desde y hacia lugares no muy distantes y acostumbradas a recibir una recompensa al llegar a su lugar de destino, ya fuera comida o un gesto de cariño.

Se cree que tienen una memoria espacial muy desarrollada, siendo capaces de reconocer puntos claves en el lugar en el que fueron criadas (edificios, calles, parques), que les ayudan a identificar el terreno sobrevolado.

Algunos investigadores apuntan a que su buena orientación se debe, también, a que en sus picos se encuentran unos pequeños cristales de hierro altamente sensibles a los campos magnéticos de la Tierra, llamados magnetita. Es decir, la parte delantera de la cabeza de la paloma actúa como una especie de brújula que ubica su norte con gran exactitud y rapidez.

Además, las palomas, al igual que muchos otros animales, reconocen su conexión con el entorno, es decir, si fueron criadas en un lugar específico obedecen a su instinto para retornar al lugar que les es familiar.

¿Qué otros animales conoces que puedan hacer lo mismo?

¿Cómo crees que lo hacen?

 

Universidad de los Niños EAFIT

Pregunta: Emilio Jiménez Sierra, 11 años
Responde: Yeison Medina
Asesora: Luisa Ospina, Microbióloga y Animalista