Demandará Assange a Ecuador por violar sus derechos

19 octubre 2018

Montevideo. El activista y fundador del sitio de filtraciones WikiLeaks, Julian Assange, anunció este viernes que demandará al Estado de Ecuador, acusándolo de violar sus libertades y derechos fundamentales, informaron medios de prensa en redes sociales.

Este viernes, el abogado de WikiLeaks, Baltasar Garzón, llegó a Ecuador para presentar el caso sobre el aislamiento de Assange.

“La medida se produce casi siete meses después de que Ecuador amenazó con quitarle la protección y cortó su acceso al mundo exterior”, dice un comunicado publicado por WikiLeaks.

La embajada de Ecuador en Reino Unido, donde Assange se encuentra desde junio de 2012, “se negó a permitir que periodistas y organizaciones de derechos humanos lo vieran, e instaló tres interceptores de señales para bloquear su teléfono, llamadas y acceso a internet”, dice el documento.

Asimismo, critica el “protocolo especial” del gobierno ecuatoriano aplicado esta semana, que supedita el asilo político a censurar la “libertad de opinión, expresión y asociación”.

“La presión ha aumentado para que Ecuador entregue a Assange al Reino Unido, especialmente desde la visita de Mike Pence en junio”, concluye el posicionamiento.

El abogado Baltasar Garzón pidió hoy en Quito un recurso de protección a favor del fundador del portal de denuncias Wikileaks, Julian Assange, por las disposiciones “arbitrarias” en contra de los derechos de su defendido emitidas por Ecuador.

Garzón dijo que el petitorio ante la función judicial ecuatoriana busca dejar sin efecto 32 disposiciones que contiene un protocolo ecuatoriano que norma las comunicaciones de Assange, sus visitas y otros tópicos contenidos en un documento “atentatorio” que “vulnera los derechos” del periodista australiano.

La demanda va dirigida contra el canciller de Ecuador, José Valencia, y el Procurador, Salvador Íñigo, y demanda una respuesta en 48 horas.

Además de anunciar el pedido, Garzón confirmó la existencia del documento ecuatoriano, que dijo no ha sido consensuado y es “una situación arbitraria, que contiene términos que son impropios para una situación de buena armonía y asilo”.

Criticó que en el documento se acuse a Assange de las condiciones de salubridad en la embajada por la presencia del gato del periodista, lo cual podría derivar “en la terminación del asilo”.

“Se ha roto esa buena disposición de entendimiento entre la persona protegida internacionalmente y el propio Estado que le otorgó protección”, resaltó Garzón.