El Centro Gamaleya comenta los resultados de las pruebas de COVID-19 del presidente de Argentina

3 abril 2021
La vacunación contra el COVID-19 no excluye la posibilidad de contagiarse de SARS-CoV-2, declaró a Sputnik el director del Centro ruso de Epidemiología y Microbiología Nikolái Gamaleya, Alexandr Guintsburg.
«La vacunación no excluye la infección, como decíamos, el 8% de los vacunados están en riesgo, pero excluye las consecuencias graves«, dijo Guíntsburg.
La declaración de Guintsburg tuvo lugar después de que el presidente de Argentina, Alberto Fernández, informara en su cuenta de Twitter que dio positivo al COVID-19 en un test de antígenos.

Fernández precisó que se encuentra aislado y está a la espera de la confirmación a través del test PCR. El mandatario señaló que se encuentra bien.

«Esperemos que todo acabe en temperatura de 37,3 (la cual tiene el presidente) y no haya síntomas más graves», concluyó.
Por su parte, desde el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RFPI) —responsable por la producción y distribución de la Sputnik V— señalan que las posibilidades de contagiarse de COVID con la vacuna son extremadamente pequeñas.

«Basados en más de 1 millón de residentes vacunados en Moscú con Sputnik V, menos del 0,1% desarrollaron infección por COVID dos semanas después de la vacunación completa. El 76% de estos casos son totalmente asintomáticos o ligeros», señalan desde el organismo.

El presidente Fernández, de 62 años, fue el primer presidente de América Latina en vacunarse contra el COVID-19. El líder argentino se aplicó en enero pasado la vacuna rusa Sputnik V.

La vacuna rusa Sputnik V

Sputnik V fue registrada en Rusia el 11 de agosto de 2020 y consta de dos dosis que se aplican con un intervalo de 21 días. La primera se basa en el adenovirus humano tipo 26 y la segunda, en el adenovirus humano recombinante del tipo 5.

A principios de febrero, la revista científica británica The Lancet publicó los resultados provisionales de la tercera fase del ensayo clínico de la vacuna rusa, que confirmaron una seguridad y eficacia del 91,6%.

La vacuna está aprobada en casi 60 países de Europa, Asia, África y América, entre ellos Argentina, Bolivia, México y Venezuela.