Hombre quiere tener sexo con otras mujeres porque su esposa no quiere

4 diciembre 2017

La publicación señala que el marido sigue amando a su cónyugue pero el no tener un encuentro sexual le parece difícil.

The New York Times cuenta la historia de un hombre mayor, quien aún le interesa seguir con su vida sexual, pero su esposa con la que lleva décadas casado ha perdido el interés.

Según lo publicado por el medio estadounidense el hombre tiene más de 60 años y se dice felizmente casado, se considera saludable y una persona muy sexual; pero “algunos años, mi esposa tuvo problemas de salud y me dijo que ya no está interesada en el sexo en ninguna de sus manifestaciones”.

La publicación señala que el marido sigue amando a su conyugue pero el no tener un encuentro sexual le parece difícil, por lo que le pidió permiso para buscar una relación sexual saludable.

“En mi descripción en una página web de citas, expliqué la situación con algunos detalles, ya que no quería engañar a nadie. Mi perfil produjo un gran rechazo, fuertes críticas, condenas y acusaciones. Esta calumnia parecía tener dos vertientes: yo era un “viejo cochino” y además estaba “engañando” a mi esposa —incluso con su permiso— y debería recibir un castigo. Me pareció que ambas respuestas eran inmorales e injustas”, son las críticas que recibió el hombre.

La respuesta dada por el medio de comunicación para el hombre es que “el sexo requiere del consentimiento de todas las partes involucradas y el consentimiento real descarta que haya malinterpretaciones significativas. Así que tendrás que encontrar a una pareja que acepte tu situación”.

Esto, como te has dado cuenta, puede ser difícil. Una muestra son las reacciones de las mujeres en la página de citas, la mayoría de las cuales quieren tener al menos la posibilidad de una relación romántica (tú afirmas tener el permiso de tu esposa; tal vez algunas mujeres se preguntaron si ella sentía que tenía otra opción. Sin embargo, parece ser que tú has decidido que su consentimiento era sincero y que lo había dado libremente)”.

Así que tienes que lidiar con los comentarios desagradables en la página de citas y esperar a ver si cambia tu suerte. O bien, puedes encontrar un sitio para personas que estén en relaciones abiertas. De cualquier modo, me preocupa un poco”.

El deseo sexual puede confundir al cerebro; incluso si tu esposa acepta de manera honesta la apertura de su relación, en realidad no sabes adónde te pueda llevar salir con alguien más. Este podría ser un debate para el pecado de Onán, en el que solo hay una persona de la cual puedes enamorarte, y esa persona eres tú”.

Información tomada de The New York Times

Foto ilustrativa tomada de quo.es