La gobernación boliviana de La Paz autoriza el uso del dióxido de cloro para tratar el coronavirus

11 septiembre 2020

El Ministerio de Salud advierte que el producto se usa como blanqueador y desinfectante y puede causar problemas respiratorios o sanguíneos, entre otros.
La Gobernación de La Paz, Bolivia, autorizó la producción, distribución y uso del Dióxido de Cloro (CDS) para la prevención, atención y tratamiento del coronavirus.

«La presente ley tiene por objeto ejercer el control de calidad y distribución para el uso compasivo y consumo del Dióxido de Cloro (CDS) y autorizarlo como agua mineral de manera voluntaria y consentida, para el bienestar de la salud», reza uno de los artículos de la nueva normativa.

Este producto químico, llamado ‘Medicamento Mineral Milagroso (MMS)’, ha sido desautorizado por varios países y organismos de salud por su toxicidad y efectos adversos.

La presidenta de la Comisión de Planificación, Política, Económica y Finanzas, Fabiola Almanza, mostró su satisfacción por la promulgación de la norma. «Realmente es un gran logro para la población paceña, ahora tenemos la posibilidad de acceder de forma certificada a esta agua mineral que nos ayudará a enfrentar el coronavirus, con las garantías que nos otorguen nuestros científicos y entendidos en el asunto», aseveró.

Polémica en Bolivia por la ingesta de dióxido de cloro como presunta cura contra el coronavirus
Polémica en Bolivia por la ingesta de dióxido de cloro como presunta cura contra el coronavirus
Está previsto que el CDS se aplique en centros de salud de primer, segundo y tercer nivel del departamento, así como en aquellos de carácter privado o de convenio que así lo requieran de manera voluntaria.

Polémico uso

El Parlamento aprobó en agosto una ley para el uso del CDS, a pesar que el Ministerio de Salud advirtió que se llevarán a cabo procesos penales por su utilización.

En un comunicado, la cartera destacó que el producto no tiene «ninguna base científica» y «su aplicación pone en alto riesgo la vida del pueblo boliviano». Así, el ministerio advierte que «los promotores de esos irregulares procedimientos experimentales (no científicos) serán procesados con todo el rigor de la ley por atentar a la salud pública de la población, frente a la pandemia».

Según el ministerio, el dióxido de cloro es utilizado como blanqueador y desinfectante, y puede causar fallas respiratorias, trastornos sanguíneos, presión arterial baja, falla hepática, anemia, vómitos y diarrea.

La últimas cifras oficiales apuntan que el país andino ya tiene registrados 124.205 contagios de covid-19, mientras que 7.193 personas han muerto desde el inicio de la pandemia.