La humanidad a un paso de lograr la inmortalidad

26 agosto 2018

La humanidad está a punto de concretar su sueño dorado de conseguir la eterna juventud y no serán ni los médicos, ni las compañías farmacéuticas quienes lo logren, sino las compañías de tecnología y “software”, expresa el ingeniero José Luis Cordeiro.

El coautor del libro “La muerte de la muerte” (escrito en conjunto con David Wood), afirmó que en menos de 30 años, los seres humanos no sólo no envejecerán, sino que vivirán tanto como quieran y aún podrán revertir enfermedades hoy “incurables”, como el cáncer.

De visita en México para promover su libro, editado por “Plantea”, el ingeniero por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), explicó que por primera vez en la historia, ya contamos con las herramientas tecnológicas necesarias.

Hoy día, dijo, se ha logrado duplicar la expectativa de vida de los ratones, multiplicar por cuatro la vida de mosquitos y multiplicar por 10 la vida de gusanos, lo que demuestra que se puede prolongar la vida tanto como se desee.

José Luis Cordeiro, también es miembro de la Academia Mundial de Arte y Ciencias y fundador de la Red Iberoamericana de Prospectiva, explicó que gracias al trabajo del científico japonés Shinya Yamanaka, Premio Nobel de Medicina 2012, se sabe que las células pueden rejuvenecer genéticamente.

Más aún, está confirmado que las células cancerígenas son biológicamente inmortales y prueba de ello es que en la Universidad John Hopkins, en Estados Unidos, se conservan hoy en día tejidos cancerígenos vivos de una paciente llamada Henriette Lacks, quien murió en 1951.

Además, las células germinales del ser humano, encargadas de la fecundación a través de los espermatozoides y los óvulos (y que representan el 0.01 por ciento de todas las células corporales) también son biológicamente inmorales, lo mismo que algunos tipos de bacterias, hidras y corales.

En el caso del cáncer, se ha identificado que las células cancerígenas utilizan una enzima llamada “telomerasa”, también presente en las células germinales, que son responsables de hacer que éstas nunca mueran, a diferencia de las demás células de los organismos vivos.

Con esa idea como base y a partir de la decodificación del genoma humano, compañías de tecnología como Microsoft, Google, Facebook, Amazon, Apple e IBM, entre otras, están invirtiendo miles de millones de dólares para lograr la inmortalidad, cosa que no pasará de 30 años.

Cordeiro explicó que esta disrupción de la tecnología en la ciencia médica, será la que detone el resultado, pues en las compañías farmacéuticas hay muchos intereses creados que generan grandes cantidades de dinero e impiden el avance médico.

Aunque en su trabajo de investigación se marca el año 2045 como la fecha en que a más tardar se iniciará el rejuvenecimiento de seres humanos, actualmente una mujer de nombre Liz Parish (de quien no ofreció mayores datos), lleva dos años sometida a dos tratamientos experimentales.

Todavía hay muchas dudas y resistencias (“nuestros detractores nos han insultado hasta donde han querido”), explicó que la prueba de que se puede alcanzar la inmoralidad es que ésta ya existe en la naturaleza, como las células germinales y las cancerígenas.

De hecho, si estas células “mueren”, no es porque ellas mismas se degeneren, sino porque con la muerte de los cuerpos en los que se alojan, se quedan “sin comida” y por lo tanto desaparecen.

Consideró que no existe conflicto ético en este tema. Por el contrario, el envejecimiento y sus enfermedades asociadas como las cardiovasculares, la neurodegenerativas y el cáncer, son los principales causantes de la muerte en el mundo desarrollado y fuente de un sufrimiento que se puede evitar.

Además, si se mira hacia el pasado, ampliar la expectativa de vida no es grave. En el Imperio Romano y hasta principios del Siglo XX, la expectativa de vida era de 20 años; en el siglo pasado ésta se amplió a 40 años y a principios de este siglo ya es de 80.

Nada impide que en un plazo de entre 10 y 30 años, esa expectativa se vuelva a duplicar y se llegue a los 160 años de edad, aunque tampoco se descarta que se logre vivir eternamente.

Tan es así, que junto con otros científicos, José Luis Cordeiro está promoviendo que la Organización Mundial de la Salud, declare al envejecimiento como una enfermedad curable.

Se trata de tiempos excepcionales, en donde lograr la inmortalidad no es un problema de conocimientos científicos, sino de detalles técnicos. Una vez que se descubra la secuencia que siguen las células para ser biológicamente inmortales, se lograrán revertir el envejecimiento y las enfermedades en los seres humanos, para hacerlos inmortales.

Pulso Político On Line / Agencias