Rusia, China e Irán tratan de sacar ventaja del caos en EE UU

7 enero 2021

Las imágenes de violencia que ofreció el asalto al Capitolio de Estados Unidos del pasado miércoles han suscitado una condena generalizada de los altercados en la comunidad internacional, pero algunos países han tratado de aprovechar la situación de caos en Washington para pasar factura por enfrentamientos con la primera economía mundial. Es el caso de Pekín, que comparaba las revueltas de Washington con las vividas en Hong Kong en los últimos años, o de Moscú, que prefería cuestionar las bases de la democracia estadounidense, mientras que Irán cargaba directamente contra Donald Trump, convertido en su archienemigo a lo largo de sus cuatro años de mandato.

“El sistema electoral de Estados Unidos es arcaico, no cumple con las normas democráticas modernas, creando oportunidades para numerosas violaciones”, dijo María Zakharova, portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, en declaraciones recogidas por Reuters.

En China, Hua Chungying, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, aseguró que las escenas le resultaban “familiares”, como informaba AFP, en clara alusión a las protestas contra Pekín que han sacudido Hong Kong desde 2019 y en las que los manifestantes, duramente reprimidos, lograron adentrarse en el Parlamento. La represión de las protestas y la mano dura aplicada por Pekín en respuesta a las manifestaciones han suscitado la condena de la comunidad internacional. “También deseamos que el pueblo de EE UU pueda disfrutar de la paz, la estabilidad y la seguridad tan pronto como sea posible”, añadió.

Desde Irán, el presidente, Hasan Rohaní, arremetió en un discurso televisado contra “un populista que ha dañado la reputación de su país” y aseguró que los hechos constataban “el fracaso de la democracia occidental”.

La relación entre Washington y Teherán en los últimos cuatro años ha estado marcada por el abandono unilateral de Estados Unidos del pacto nuclear, decretado por Trump en 2018, y el regreso de las sanciones estadounidenses contra la República Islámica, que han asfixiado la economía del régimen de los ayatolás. Uno de los afectados directamente por esas sanciones, el ministro de Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, recordó en un tuit en inglés que “un presidente ruin”, que “buscó venganza contra su pueblo”, trató “mucho peor” al pueblo iraní. “Lo que es preocupante es que el mismo hombre tiene la autoridad para iniciar una guerra nuclear; una preocupación de seguridad para toda la comunidad internacional”, apuntó Zarif, haciéndose eco de algunas de las críticas lanzadas dentro de EE UU.

La comunidad internacional contempló miércoles atónita los sucesos en el interior del Capitolio estadounidense y reaccionaba ayer con estupor y mensajes de apoyo. “Esperamos que haya paz”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador desde México. “Escenas vergonzosas en el Congreso”. “Es vital que haya una transferencia de poder pacífica”, tuiteó el primer ministro británico, Boris Johnson.

La nota de color llegó desde Brasil, donde el presidente, Jair Bolsonaro, apuntó: “¿Cuál ha sido la causa de la crisis? la falta de confianza en el voto”. “Si aquí hubiera votación electrónica pasaría lo mismo. El fraude existe”.