Se oficializa el polémico decreto de posesión de armas en Brasil

8 mayo 2019

El decreto firmado por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, para portar armas se amplía a políticos electos —desde el mandatario de la República a concejales—, periodistas en cobertura policial, abogados o camioneros, y no solo a cazadores, coleccionistas y tiradores deportivos como se había anunciado.

Bolsonaro, de 64 años, rubricó el decreto —que modifica la ley de posesión de armas de 2003— el martes durante una ceremonia en el Palacio de Planalto en Brasilia, capital del país, y citó estas tres últimas categorias como beneficiarias de la flexibilización del porte de armas.

Sin embargo, este miércoles, el decreto fue publicado en el Diario Oficial, donde se amplía el porte de armas a 20 categorías profesionales como, por ejemplo, agentes de tránsito, residentes en áreas rurales, agentes de la administración penitencia o profesionales del sistema socioeducativo.

Además, la resolución permite la importación de armas y amplía el número de cartuchos que se pueden adquirir: de 50 a 1.000 en armas de uso restringido, y a 5.000 para las de uso permitido.

Asimismo, los menores de edad pueden participar en clases de tiro con el consentimiento de sus responsables legales y siempre que el curso sea en un local autorizado por el Ejército. Anteriormente, era necesaria una autorización judicial.

Según el Estatuto del Desarme, para poder usar un arma se debe tener 25 años, una ocupación lícita, no contar con antecedente penales y mostrar su capacidad técnica y psicológica para su utilización.

Este decreto complementa al rubricado el pasado mes de enero, que facilitaba la venta de armas en Brasil, un país donde se registraron 63.895 muertes violentas en 2017. Bolsonaro cumple así una de sus principales promesas de campaña, que estuvo basada en la mano dura contra el crimen.

Una encuesta realizada este por el Instituto Datafolha señala que 61 % de las personas entrevistadas consideraron que la posesión de armas debe prohibirse por representar una amenaza a la vida de otras personas.

«Brasil, el bang-bang tropical»

«El decreto de Bolsonaro sobre las armas convertirá a nuestro país en un ‘bang-bang’ tropical. Va a empeorar y mucho», apuntó en su cuenta de Twitter Rafael Alcadipan, profesor en la Fundación Getulio Vargas.

«Todos los camioneros, todos los periodistas que tratan temas policiales, todos los abogados públicos, todos los concejales de todas las ciudades … de un plumazo, todas esas personas ahora pueden andar armadas por las calles«, ha criticado el Instituto Sou da Paz (Soy de Paz).