Un experto chino en covid-19 advierte de que hay «una alta probabilidad» de una segunda ola del brote

9 abril 2020

El jefe del equipo de expertos del covid-19 en Shanghái (China), el doctor Zhang Wenhong, ha advertido este miércoles que existe una «alta probabilidad» de que se produzca una segunda ola de contagios a nivel mundial durante el próximo otoño boreal.

Durante una entrevista con el diario Caixin, Zhang pronosticó que es «poco probable» que la pandemia termine este verano y señaló que incluso durará «en gran medida hasta el próximo año«.

«En la actualidad, la pandemia ha alcanzado una etapa crítica. A nivel mundial, Europa y EE.UU. no han mantenido un control efectivo por el momento. Sin embargo, en África, América del Sur y la India, donde la economía está menos desarrollada y los recursos médicos son insuficientes, los nuevos casos han aumentado exponencialmente, lo que genera una gran incertidumbre en la lucha mundial contra la epidemia», dijo Zhan, quien también es director del departamento de enfermedades infecciosas del hospital universitario de Huashan.

«Hace dos semanas dije repetidamente que es poco probable que la pandemia termine para el verano, que durará en gran medida hasta el próximo año. Desarrollos recientes lo han confirmado. Se espera que el número de casos nuevos en Europa y EE.UU. aumente gradualmente y alcance un punto de inflexión, pero los brotes acaban de comenzar en otros lugares. Suponiendo que pueda contenerse en 3 o 4 meses, será a finales del verano. Pero después de la caída, podría venir la segunda ola. Hay una alta probabilidad de un segundo brote internacional«, subrayó el experto.

«China ahora está bajo control»

Asimismo, Zhang señaló que, aunque «China ahora está bajo control», ya que básicamente no tiene contagios locales, el país necesita «planificar el segundo pico de infecciones importadas» e intentar evitar una nueva ola de contagios.

El experto enfatizó que, para lograrlo, China debería de centrarse en tres líneas de defensa: aduanas, comunidades y el control de enfermedades y el sistema hospitalario. De ese modo, todas las personas que lleguen del extranjero deben de ser monitoreadas regularmente y permanecer bajo vigilancia al menos dos semanas desde su llegada.

Por otra parte, Zhang advirtió que no hay que olvidarse de otras medidas que ayudarían a no propagar la infección en el territorio.

«Las empresas que han reanudado sus operaciones deben asegurarse de que sus trabajadores mantengan la distancia social. Las personas deben usar máscaras en público y lavarse las manos con frecuencia. Al comer fuera, las personas deben evitar compartir platos», sostuvo el doctor.

No obstante, el experto opinó que las restricciones chinas no pueden acabar totalmente con el riesgo de importación de contagios, debido a la existencia de casos asintomáticos o de pruebas que den falsos negativos. Zhang comentó que el sistema de control de enfermedades debe de hacer un seguimiento de todas las personas que hayan tenido contacto con pacientes con covid-19, sin que haya ningún punto ciego.

Diferentes tasas de mortalidad

En su entrevista, Zhang explicó por qué las tasas de mortalidad varían en cada país. Según él, las cifras dependen de las prioridades de cada gobierno a la hora de realizar los test y escoger los tratamientos.

«Si un país prioriza a los pacientes graves en las pruebas y el tratamiento, su tasa de mortalidad será alta. En un país donde las pruebas son más comunes y muchos pacientes leves se someten a pruebas y se ponen en cuarentena en el hogar, la tasa general de mortalidad se reducirá», concluyó el experto y agregó que la tasa de mortalidad también está relacionada «con la carga sobre los recursos médicos causada por una gran cantidad de casos graves».