Aprueba Senado en lo general regulación de mariguana para uso recreativo adulto; cáñamo, para después

19 noviembre 2020

En una sesión histórica, el pleno del Senado aprobó la expedición de la Ley Federal para la Regulación del Cannabis que permite el uso recreativo o adulto de la mariguana en el país y permite portar hasta 200 gramos sin que sea objeto de cárcel pero los senadores dejaron de lado la regulación del cáñamo.

Con 82 votos a favor, 18 en contra y 7 abstenciones, los senadores dieron “luz verde” a esta ley que regulará el cultivo, producción, distribución, venta y consumo de marihuana para uso lúdico o recreativo (uso adulto).

Con este ordenamiento se eleva de 5 a 28 gramos la posesión de marihuana para consumo personal. Se prevé sanción penal cuando la tenencia sea superior a 200 gramos.

Morena presentó un adéndum donde se permite a los consumidores tener entre seis y ocho plantas de mariguana en sus hogares a diferencia de las cuatro que contenía el dictamen original.

Además se prohíbe la venta de más de 28 gramos por día a una sola persona y se permite la existencia de espacios físicos administrados por asociaciones de autoconsumo que deberán tener permisos, una especie de clubes de consumidores.

Asimismo se establece un Plan Nacional a la Mejora para que en un año se revise o modifique esta legislación en caso de que presente deficiencias o requiera adiciones.

El dictamen aprobado mantiene la prohibición para que las personas que la utilicen para autoconsumo, tengan en sus casas más de ocho plantas y prohibición para evitar el consumo de mariguana frente a menores de edad.

Asimismo los consumidores deberán tener en sus viviendas características específicas y barreras físicas para evitar que otras personas tengan contacto con su cannabis además de que se les obliga a adquirir la marihuana psicoactiva solo en los lugares autorizados.

Se crea el Instituto Mexicano para la Regulación y Control del Cannabis, que será un órgano desconcentrado de la Secretaría de Salud.

Expedirá las licencias para el cultivo, producción, distribución y venta de marihuana y proporcionará información de las consecuencias y efectos perjudiciales vinculados a su consumo.

El consumo adulto de marihuana en los domicilios, se podrá realizar siempre y cuando no haya menores de edad presentes. Sin embargo queda prohibido en áreas de trabajo, públicas o privadas.

En la nueva legislación se establece que el consumo para fines médico, farmacéutico o paliativo, se regirá por lo dispuesto en la Ley General de Salud.

El PAN se dividió en este tema. La mayoría del PAN votó en contra del proyecto, que tiene propósito principal acabar con la estigmatización y criminalización del cannabis.

Al subir a dar el posicionamiento del PAN, Damián Zepeda rechazó que con esta medida se bajen los niveles de violencia en el país pues el crimen organizado migrará a otras actividades como secuestro, extorsión o bien venta de cocaína, metanfetaminas.

Advirtió que en México solo el 2 % consume mariguana por lo cual consideró innecesario abrir tienditas en todo el país que vendan mariguana. “¿ porqué abrir un mercado al 100 % si solo el 2% consume?”, cuestionó

“Es un tema polémico, insisto. Pero, la obligación de nosotros es establecer las reglas del juego, defender el derecho humano de las personas, equilibrar la prohibición con la liberación absoluta del tema. (…) Pero, lo que no podemos hacer es que con la prohibición se esté generando y se haya generado en el transcurso del tiempo un crimen organizado, un ambiente de inseguridad, un ambiente de violencia, de persecución y de enriquecer a unos cuantos. De ninguna manera se pretende que el Estado mexicano sea un promotor de un psicoadictivo”, reviró el presidente de la Comisión de Justicia, Julio Menchaca.

En medio de la discusión del dictamen, Movimiento Ciudadano colocó en cada uno de los escaños, relojes en color verde, con la leyenda: “Llego la Hora de Regular”.

“No podemos abordar el tema de las drogas a partir de la imposición de castigos, no se debe de tratar a los consumidores como delincuentes, se les debe tratar como pacientes. (…) El objetivo no es criminalizar las adicciones, sino generar una estrategia con información adecuada y suficiente, sólo así cambiaremos el enfoque punitivo y criminal de la política prohibicionista que se le ha dado a la cannabis. (…) Reconocemos el avance de haber eliminado el carácter punitivo en la posesión simple del cannabis y aumentar el gramaje permitido de 5 a 28 gramos para el consumo personal”, estableció el PRI a través de Silvana Beltrones.