La UNAM desarrolla una vacuna mexicana contra el coronavirus que estaría lista a mediados de 2021

5 septiembre 2020

El Instituto de Investigaciones Biomédicas ha encontrado un candidato vacunal que ha inducido una respuesta «muy efectiva» en animales de experimentación.
La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desarrolla una vacuna contra el coronavirus que podría estar lista para el segundo semestre de 2021.

La doctora Edda Lydia Sciutto Conde, integrante del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) de la UNAM, dijo este viernes que en enero podrían comenzar con las pruebas clínicas, con el objetivo de tener «una vacuna mexicana» hacia mediados del próximo año.

«Tenemos ya un candidato vacunal, que es una molécula pequeña, una proteína que es parte del virus, que podría interaccionar con la célula huésped e infectar», dijo Sciutto durante una conferencia virtual, organizada por la Fundación Miguel Alemán A.C.

Según explicó la doctora en Investigación Biomédica Básica, al inducir una respuesta efectiva en contra de esta molécula, es posible «inhibir la infección viral».

«Hemos demostrado que esta vacuna, que este candidato vacunal, induce una respuesta muy efectiva en animales de experimentación», agregó.

En el proyecto participa un equipo multidisciplinario proveniente de hospitales, instituciones de salud y universidades del país. «Creemos que también es importante desarrollar una vacuna mexicana, que nos permita asegurar la disponibilidad de este biológico en México», dijo Sciutto Conde.

Otros proyectos

Además, el Instituto de Investigaciones Biomédicas se encuentra desarrollando una prueba nacional de bajo costo para detectar anticuerpos, con el objetivo de conocer el «estado de inmunidad poblacional en distintos ambientes» y, de esta forma, tomar mejores acciones para «controlar la transmisión».

Los investigadores de la UNAM también participan en un proyecto de tratamiento con base en la administración intranasal de la dexametasona, que es un esteroide antiinflamatorio. La doctora Sciutto refirió que al implementarlo en dosis bajas, podría «reducir la mortalidad de pacientes críticos y severos» con coronavirus.