López-Gatell, el tuerto en el gobierno de ciegos

17 marzo 2020

Entre cercanos a Andrés Manuel López Obrador se tiene claro que no ha sido indiferente a la crisis del coronavirus y que incluso ha tenido que modificar algunas de sus más férreas convicciones.

Prueba de ello es el inusual protagonismo que ha adquirido el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, encargado de la contención de un brote de neumonía sin precedentes en el país.

El funcionario puede ser artífice de un eventual éxito de salud pública o, como todo apunta después de su lamentable intervención de ayer en la mañanera, responsable del caos que se ve venir.

Aseguran colaboradores de Palacio Nacional que desde principios de febrero, la figura de López-Gatell empezó a ser perturbadora para el titular del Ejecutivo.

Y es que es por demás conocido el rechazo que tiene el tabasqueño a que los funcionarios de su gabinete puedan lucir por algún tipo de logro o desempeño individual.

Las habilidades técnicas y discursivas del subsecretario, formado en el prestigioso Instituto Nacional de Ciencias Médicas y de la Nutrición Salvador Zubirán, le hicieron ganar un lugar propio.

Primero en las conferencias mañaneras para instaurar los llamados martes de ‘Quién es Quién en el Sistema de Salud Público’ y después como vocero en las noches con los cortes informativos.

Si bien las acciones de López-Gatell transitaron de la escasez de medicamentos a la negativa de los estados de oposición a sumarse al Insabi, debió dejar los reflectores antes de iniciar la contingencia.

De hecho, le hicieron saber en la Secretaría de Salud de la molestia que generaba su estilo en López Obrador y que debía moderar sus intervenciones.

El hecho se hizo visible en los últimos días de febrero, cuando ante la confirmación de los primeros casos del Covid-19, AMLO aseguró que la estrategia para enfrentar la amenaza estaba en manos del secretario Jorge Alcocer, a quien se refirió como una “eminencia”.

Pero la realidad rebasó las expectativas y se mantuvieron los reflectores en López-Gatell; las esperanzas de una contención exitosa están puestas entonces en un personaje que ha perdido la simpatía del presidente.

El subsecretario tiene como único argumento para permanecer como cabeza de la contingencia la experiencia adquirida durante la epidemia de influenza en 2009, cuando se desempeñaba como director adjunto de Epidemiología de la Secretaría de Salud.

Así las cosas, el presidente López Obrador se ha resignado a cargar con los costos totales de la pandemia, toda vez que, mientras la responsabilidad de una magna crisis sanitaria caería sobre su multicitada indiferencia, la obtención de resultados exitosos beneficiaría únicamente a un funcionario cuyo despegue político nunca formó parte del libreto de la 4T.

Pero en el país de los ciegos, el tuerto es el rey. Y López-Gatell es el tuerto… y todo el gobierno de López Obrador el ciego. Hoy el presidente oficializa el paso a la fase 2.

EN MEDIO DE esta crisis de salud, agravada por el colapso de los precios internacionales del petróleo, la banca de desarrollo va a jugar un papel estratégico en los planes emergentes que alista el gobierno de la 4T. Nafinsa-Bancomext, que dirige Carlos Noriega, se va a convertir en un medio de contención. La institución, junto con la Secretaría de Hacienda que comanda Arturo Herrera, ya prepara un programa de apuntalamiento para los sectores de la aviación y turística, los inmediatamente expuestos a la pandemia. El Centro de Investigación y Competitividad Turística Anáhuac (Cicotur), que dirige Francisco Madrid, liberó un análisis del impacto del Covid-19. Adelanta que todas las empresas turísticas del país sufrirán en mayor o menor medida daños por la propagación del virus, pero que, sin duda, las aerolíneas enfrentarán retos mayores. Por tanto, en virtud de su carácter dinamizador del resto de las actividades turísticas, requerirá de apoyos extraordinarios. En un escenario de impacto moderado, el Cicotur anticipa que la caída en el PIB turístico de México podría situarse entre 0 y menos 1.0 por ciento, en un segundo escenario considerando un impacto medio la caída podría ser de entre menos 1.0 por ciento y menos 3.0 por ciento, y un tercer escenario ante la posibilidad de que los efectos fueran muy graves, la reducción podría ser de entre menos 3.0 y menos 5.0 por ciento este año, y mantenerse negativo todo 2021.

SI NO SUCEDE nada extraordinario, el paquete de proyectos energéticos se podría estar anunciando el próximo jueves, un día después de la conmemoración de la Expropiación Petrolera. Más allá de los jaloneos que se dieron entre el grupo de los técnicos y los rudos, Alfonso Romo y Arturo Herrera, y Rocío Nahle y Manuel Bartlett, respectivamente, se cierne sobre la presentación que va encabezar Andrés Manuel López Obrador oooootro choque frontal con el sector empresarial. Nada tiene que ver con los alcances de la apertura a la inversión privada. El nuevo punto de conflicto es la pretensión del gobierno de la 4T de regresar a los precios controlados de los combustibles, léase gasolinas y diésel. Y es que existe malestar en Palacio Nacional porque varios grupos gasolineros se están quedando con el diferencial de lo que pagaron la semana pasada por el combustible a Pemex, y en lo que lo expendieron al público. López Obrador montó en cólera porque debido a las caídas de los precios internacionales del petróleo, las gasolinas deberían estar hasta tres pesos más baratas. La amenaza afecta a las nuevas marcas, agrupadas algunas en la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos, que lidera Alberto de la Fuente.

ELI LILLY Y AbCellera, empresa privada dedicada a crear anticuerpos terapéuticos, llegaron a un acuerdo para desarrollar en conjunto anticuerpos para el tratamiento y prevención de Covid-19. La meta es tener un potencial tratamiento en prueba para pacientes en los próximos cuatro meses. La colaboración estará cimentada y desarrollada bajo el programa DARPA de la Plataforma para la Prevención de Pandemias (P3) de AbCellera, así como del trabajo y capacidad global para el desarrollo, manufactura y distribución de medicamentos de Eli Lilly, que aquí preside Carlos Baños. El acuerdo establece compartir la inversión inicial para la búsqueda del tratamiento, para que posteriormente, en caso de que el resultado sea positivo, Lilly sea responsable de la segunda etapa, que consiste en el desarrollo, manufactura y distribución de éste, así como trabajar con las autoridades regulatorias para llevar el tratamiento a las personas lo más pronto posible.