Muñoz Ledo renuncia a la presidencia de la Cámara de Diputados

4 septiembre 2019

Porfirio Muñoz Ledo sucumbió ante siete horas de recibir calificativos como “¡espurio!”, “autoritario”, “incongruente” y de “matar” su carrera de defensor de la democracia mexicana si imponía su reelección, pues de manera sorpresiva anunció ayer que se retira de la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

“Compañeros, he escuchado con cuidado a las oradoras y oradores durante estas horas y he reflexionado. Vengo a anunciar mi retiro de la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, sí”, dijo.

Los ánimos en el salón de plenos estaban enardecidos desde que, a las 13:30 horas, arrancó la primera sesión ordinaria del segundo año Legislativo porque Muñoz Ledo seguía firme en su intención de reelegirse y Morena dispuesto a votar una reforma para concedérselo.

“Don Porfirio, decano de la educación, impulsor de la Reforma del Estado, el que entiende la diferencia entre un régimen y un sistema político, no concluya así su carrera, después de una trayectoria de defensa de la democracia el tribuno Muñoz Ledo quiere cerrar su carrera con un atentado a la democracia mexicana, sea congruente con su historia, don Porfirio; don Porfirio, no se equivoque”, le dijo la priista Cynthia Iliana López Castro.

Sin embargo, aunque quedó la duda si Morena hoy retirará o procederá con dicha reforma al artículo 17 de la Ley Orgánica del Congreso para seguir gobernando la Cámara, el anuncio de Muñoz Ledo mató los abucheos.

“Agradezco las alusiones a mi persona, he registrado más de cien, unas amables, otras críticas, algunas, las menos injuriosas”, señaló. Después hizo una pausa para tomar aire y escuchar ovaciones con su nombre por parte de las bancadas de Morena, PT, PES y Verde Ecologista.

Los reclamos contra Muñoz Ledo iniciaron el pasado sábado, en la sesión preparatoria, después de que Morena y aliados rechazaron la propuesta de que este año gobernara el PAN, como dictan los términos actuales de la ley; se repitieron el domingo, en la instalación del Congreso de la Unión.

El político de 86 años, exsecretario de Educación, del Trabajo y expresidente del PRI y del PRD, entre otros cargos, reconoció su posición como presidente de la Cámara, apuntando que ha estado, “hasta hoy, obligado a mantener la unidad de la Cámara y el equilibrio entre el derecho a la voz y el voto de los parlamentarios y el orden y de la Cámara”.

Pero antes de tocar la campana e instruir a un receso de la sesión y citar para hoy a las 11 de la mañana, también lanzó una advertencia.

“En virtud de que existe una laguna de la ley (Orgánica del Congreso) que no va a ser subsanada, hoy se crea el peligro de una crisis constitucional, la solución política es propiciar los entendimientos para llegar a un acuerdo que permita transitar institucionalmente, promoveré y acompañaré los diálogos que conduzcan a este fin. No seré obstáculo para los entendimientos y garantizaré la legalidad de un proceso a fin de evitar esa delicada crisis que se nos avecina”, prometió.

Los abucheos del PAN, del PRI, PRD y MC contra Porfirio se convirtieron en halagos, señalando que su decisión es “congruente con su trayectoria de ser hombre de Estado”; sus contrarios, replicaron en cada palabra con críticas que los calificaron de “hipócritas”.

Incertidumbre

La Junta de Coordinación Política se reúne hoy antes de reanudarse, a las 11 horas, los trabajos de la sesión, para decidir si la iniciativa de reforma seguirá en marcha.

Dicha iniciativa busca modificar el artículo 17 de la Ley Orgánica para que Morena retenga la presidencia medio año más y las bancadas del PAN, PRI y PT se repartan el otro año y medio de la Legislatura en periodos de seis meses.

Anoche, en un noticiero de televisión se dio a conocer que los diputados de Morena habían recibido una llamada telefónica de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez, en la que les dice que “está impactando negativamente lo que ustedes están tratando de hacer, de cambiar la ley de un momento a otro.”

Dijo que acababade hablar con el Presidente y que éste le dijo: “nos está perjudicando mucho lo que está sucediendo en la Cámara.”