Niñas, las principales víctimas de abuso sexual en México

10 marzo 2019

Según un diagnóstico del Early Institute, de más de 600 mil hospitalizaciones de menores de 18 años en 2015, 309 se relacionaron con abuso sexual infantil.

Por Karen Esquivel | En México, las niñas son las principales víctimas de abuso sexual; sin embargo, las autoridades desconocen la información sistematizada para documentar este delito, así como mejorar las acciones de prevención.

Así lo denunció Early Institute, una organización de análisis y diseño de políticas que garanticen el bien de los menores, en su «Diagnóstico sobre la situación del abuso sexual infantil en un contexto de violencia hacia la infancia en México».

Aseguró que se necesita incluir la modalidad «infantil» en el registro de abuso sexual, así como el género de la víctima y la entidad en donde sucedió la agresión.

De acuerdo con cifras del instituto, 641 mil 417 hospitalizaciones de personas menores de 18 años registrados en 2015, 309 egresos estuvieron relacionados con abuso sexual infantil, de esos casos el 87.7% fueron niñas entre los cero y los cinco años hubo 43 casos.

En la óptica de Mario Arroyo, miembro del Consejo Consultivo e investigador del Early Institute, es más probable que una niña sea hospitalizada por un abuso sexual a que lo sea un varón.

Estas cifras revelan un dato contundente: la posibilidad de que una niña sea hospitalizada a causa de un abuso sexual es siete veces mayor que la de un niño».Mario Arroyo

En 2017 se registraron 36 mil 158 delitos sexuales, de éstos, 44% son delitos de abuso sexual, de los cuales nueve de cada 10 víctimas son mujeres.

El enemigo está en casa

El análisis del Early Institute detectó que «60% de los delitos son cometidos en el hogar de la víctima, y cuatro de cada 10 víctimas son menores de 15 años».

La fundadora y directora del Colectivo contra el Maltrato y Abuso Sexual Infantil, Lizzette Argüello Rocha, señaló a La Jornada que los principales agresores suelen estar en el seno familiar «padres biológicos, padrastros, hermanos, abuelos, tíos, sobrinos, primos…».

Un estudio del Consejo Ciudadano de la Ciudad de México, los principales agresores sexuales de los niños son familiares, luego maestros y después sacerdotes: 30% abuelos o padrastros; 13%, tíos; 11%, padres biológicos; 10%, primos; 8%, vecinos; 7%, maestros, y 3% hermanos.

Las fallas

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), a pesar de que México ocupa el primer lugar en la escala mundial en abuso infantil, tiene los presupuestos más bajos para combatir este ilícito al destinar el 1% de sus recursos.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, el Early Institute recalcó la importancia de contar con información sistematizada y clasificada sobre abuso sexual infantil para identificar factores de riesgo, variables y tendencias sobre este delito.

Asimismo, se requiere impulsar una agenda entre organizaciones civiles y autoridades para dar seguimiento, evaluar las fuentes de información disponibles y asegurar que haya datos monitoreables.

Se explica que «en México, cada estado tiene su código penal, por lo que frecuentemente una situación que implique abuso sexual, puede ser clasificada como violación u otro tipo de delito sexual, lo cual dificulta conocer la incidencia real del abuso sexual desde el punto de vista jurídico penal».