Se robaron el dinero de modernización de las refinerías: AMLO

3 mayo 2019

Los anteriores gobiernos de México desperdiciaron hasta 8 mil millones de dólares en la reconfiguración de refinerías en México, proceso que resultó un fracaso, pues ninguna pudo trabajar a un nivel óptimo, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En su visita a Nuevo León para recorrer la Refinería Héctor R. Lara, de Cadereyta Jiménez, el mandatario explicó que tan solo en esta planta fueron inyectados mil millones de dólares con programas que no arrojaron resultados positivos, pues no se incrementó la capacidad productiva.

“Se robaron el dinero de la reconfiguración y modernización. En los últimos gobiernos destinaron 8 mil millones de dólares a reconfigurar tres refinerías: Cadereyta, Madero y Minatitlán. Tienen más producción las que no fueron reconfiguradas, como Salina Cruz, Salamanca y Tula, que estas”, dijo.

Entrevistado a su llegada al Aeropuerto Internacional Mariano Escobedo, antes de iniciar su visita de reconocimiento al complejo petrolero en este municipio ubicado 30 kilómetros al oriente de la capital, el presidente dijo que habrá una inversión en las seis refinerías de 25 mil millones de pesos, en dos años, con aportaciones de 12 mil 500 en cada uno.

Explicó que está a punto de recibir la propuesta final para arrancar la construcción de otra planta en Dos Bocas, Tabasco.

Todas las refinerías necesitan remozamiento, dijo el presidente, “porque las dejaron muy mal, en estado de ruina, casi convertidas en chatarra”.

Agregó que actualmente trabajan a un 30% de su capacidad y debieran producir 600 mil barriles diarios, aunque solamente reportan 200 mil.

Al referirse a Nuevo León, indicó que se mantienen en pie los compromisos que adquirió con el gobierno estatal para respaldar la construcción de la Presa Libertad, en Linares, para solucionar el problema de abasto en la zona metropolitana.

También apoyará la adquisición de vagones para la Línea 3 del metro elevado, que tiene más de dos años de retraso, y para resolver el problema de la sobrepoblación del penal del Topo Chico, que está próximo a ser clausurado.

Ante la demanda de mejores gasolinas, para bajar los cada vez peores índices de contaminación, López Obrador dijo que el energético que llega es de calidad, adquirido en Estados Unidos, país del que México adquiere el 95% de todo el carburante de autos que se importa, equivalente a unos 600 mil barriles que llegan, principalmente, de Texas.