Tessa Ia sobre el acoso: “En México, cuando sucede, es ‘porque ella es una puta’”

13 noviembre 2017

La actriz señala que en el país no hay apoyo a las víctimas de agresión sexual. Por Cristina Díaz Editora de Entretenimiento en Huffington Post México. Desde Los Cabos International Film Festival.

Una vez que decenas de actrices acusaron a diversos directores y actores de Hollywood por abuso y acoso sexual, el medio del entretenimiento ha puesto singular atención a personajes como Harvey Weinstein, Kevin Spacey, Ed Westwick y Louis C.K., entre otros, señalados de los mismos delitos.

Durante el Festival de Cine de Los Cabos, muchos actores aprovecharon el foro para también hablar sobre este tema que ha puesto a temblar a Hollywood, principalmente, pero que en México, se ha tratado de evitar.

La actriz Karla Souza fue la primera en revelar que ella también fue acosada por algunos productores de cine aquí en el país. Sin revelar aún nombres, recientemente confesó que trabaja en una película en la que expondrá a dichos personas. Además de Souza, Kate del Castillo y Dulce María han unido fuerzas para denunciar y confirmar que las actrices eran “ofrecidas” a diversos publicistas a cambio de dinero.

En entrevista exclusiva con HuffPost México, Tessa Ia, Camila Sodi y Luis Gerardo Méndez, quienes se encontraban en Los Cabos para promover su próxima película Camino a Marte, nos dieron sus puntos de vista sobre el acoso y abuso sexual en la industria mexicana.

Tessa Ia:

Para la actriz y cantante, la conversación sobre el abuso y acoso sigue siendo silenciosa y en contra de las víctimas.

“En Estados Unidos ves estas noticias, y la gente apoya a las víctimas. En México, cuando sucede algo parecido, la respuesta de la gente en redes sociales es: ‘porque es una puta’. Se tiene que seguir la conversación desde un punto educativo y no hablando de las víctimas como si ellas lo hubieran buscado”.

Tessa y Camila aprovecharon este comentario para citar a las víctimas del accidente automovilístico de Reforma, en el que murieron dos mujeres, una de ellas casada y que no iba con su esposo. “La gente la culpó”, recordaron las jóvenes con un tono fuerte.