Ya les aburrió el ‘dedazo’. Los ‘rebeldes’ del PRI buscan impedirlo en 2018

Diversas corrientes al interior del tricolor quieren cerrarle el paso al presidente Enrique Peña Nieto para que no imponga a sus candidatos. Peor los rebeldes no la tendrán fácil.

Por Manuel Borbolla | Un grupo de priistas rebeldes buscarán impedir que el grupo encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto defina los lineamientos para las candidaturas de 2018. Una situación que incluso podría fracturar al partido en lo que se percibe como un intento de imponer por “dedazo” al próximo candidato presidencial del tricolor.

Y todo esto se definirá en la XXII Asamblea Nacional del PRI, cuyos ejes temáticos serán definidos en las cinco mesas para delinear los temas a tratar estarán repartidas en distintas sedes: Programa de Acción (Toluca), Estatutos (Campeche), Declaración de Principios (Saltillo), Visión de Futuro (Guadalajara), Rendición de Cuentas y Ética (Mazatlán).

El encargado de dirigir la mesa donde se discutirán cambios a los estatutos será el diputado y expresidente nacional del PRI, César Camacho Quiroz. En la misma mesa, otros pesos pesados del tricolor, como Jorge Carlos Ramírez Marín y el coordinador de la bancada priista en el Senado, Emilio Gamboa, además de otros legisladores de la Cámara Alta: Carlos Romero Deschamps, Diva Gastélum, Roberto Albores Gleason, Jorge Toledo Luis, Lilia Merodio Reza, Manuel Cavazos Lerma, entre otros.

La secretaria general del PRI, Claudia Ruiz Massieu, será la titular de la Comisión Nacional de Dictamen que habrá de procesar los trabajos internos del partido.

“Es una Asamblea rica en temas y debates pues hemos recibido miles de propuestas sobre temas variados, sí temas de estatutos, sí temas de requisitos, sí temas de candados o de organización del partido, pero en su mayoría temas sustantivos muy importantes sobre el reto de la desigualdad, sobre la gestión de recursos naturales, sobre la relación con la ciudadanía en cómo empoderar al ciudadano”, enfatizó Ruiz Massieu.

Una maniobra con la que el grupo cercano al presidente Peña Nieto busca impedir una rebelión en el PRI de cara a la definición de candidatos para las elecciones de 2018.

“Los generales del PRI están blindando en serio las Mesas Temáticas en las que se va a delinear —y a debatir, si los llamados “rebeldes” logran ingresar— la sucesión presidencial y cambios importantes para el devenir del partido y sus militantes”, escribió la periodista Martha Anaya.

Estas facciones que buscan tener una influencia en el futuro del partido son cuatro: la encabezada por la exgobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega; Alianza Generacional, del diputado José Encarnación Alfaro y José Ramón Martel; Democracia Interna, comandada por el exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz; y Alternativa, del expresidente del tricolor, César Augusto Santiago.

Estas cuatro corrientes unieron fuerzas para apoyar tres puntos esenciales: 1) exigir una consulta abierta con la base para definir la candidatura presidencial; 2) piso parejo para priistas y no priistas en busca de candidaturas del partido; 3) poner un candado “antichapulines” para evitar que un mismo personaje pueda saltar de una plurinominal a otra.

Sin embargo, dichas corrientes han amenazado con no asistir a las mesas ante la posibilidad de que el grupo del presidente Peña logre ocupar los espacios disponibles.

Por su parte, otro expresidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, participará en la mesa sobre Visión de Futuro, tras haber emitido un posicionamiento en el que los simpatizantes del sonorense fijaron postura frente el grupo de poder encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto y sus intentos por imponer al próximo candidato presidencial. De ahí que la reunión que sostuvo Beltrones con cerca de 200 exlegisladores fue interpretada por algunos analistas como una advertencia.

“¿Qué quisieron decir? Que si no hay apertura en el debate, compromisos con todas las fuerzas internas, inclusión y deliberación para cohesionar al partido, habrá desunión que pueda llevar a la fractura. ¿Está dispuesto Beltrones a romper con Peña Nieto y con el grupo de neopriistas que llegaron al poder? Según el pronunciamiento de 200 ex legisladores, sí. La primera División de Infantería sacó el martes las armas”, escribió el periodista Raymundo Riva Palacio.