La desertización convierte la tierra fértil y el bosque en desiertos