La pérdida y deterioro de los hábitats es la principal causa de pérdida de biodiversidad