AMLO no quiere reprimir al pueblo, quiere reconciliar a la nación: Leal Doria

3 enero 2019

En entrevista con MIRA diario digital el presidente del Consejo Estatal de Morena en Tamaulipas, José Antonio Leal Doria habla del impacto de la nueva cultura política y de varios personajes militantes de ese partido cuyos méritos podrían llevarlos a ser postulados a las diputaciones locales en este 2019.

Por Antonio Rosario | El ambiente político tamaulipeco comienza a normalizarse paulatinamente, desde el drástico cambio suscitado en 2016 al ganar el PAN la Gubernatura del Estado.

Otra percepción es que en ese mismo contexto ya se acepta, dentro de esa normalidad, el triunfo de Morena en la Presidencia de la República, desplazando también al PRI en las mayorías parlamentarias del Senado y en la Cámara de Diputados, al igual que en los gobiernos de Veracruz, Chiapas, Morelos, Tabasco y Ciudad de México.

Le pido al presidente del Consejo Estatal de Morena en Tamaulipas, José Antonio Leal Doria, su opinión sobre ese inmenso cambio político y las dificultades para que esa nueva cultura democrática desplace a la vieja y corrupta “cultura” que el PRI había propagado durante tantas décadas.

“No se puede desterrar de la noche a la mañana esa ‘cultura’ de corrupción, pero tenemos un líder (Andrés Manuel López Obrador) que está marcando la pauta. Y la sacudida que le está dando al viejo régimen no es para menos. Hoy las cosas van en serio”.

Entrevistado en sus oficinas de Morena en Ciudad Victoria, el líder estatal del partido que hoy gobierna al país define qué tan en serio van las cosas.

“Este cambio ya se está viendo en las reacciones que están dándose en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, con las remuneraciones muy altas, desproporcionadas, que reciben ministros y magistrados”.

¿Remuneraciones obscenas?, le cuestiono, pero con muy buen sentido del humor prefiere adjetivarlas de “groseras”.

¿Qué me dices sobre el borrón y cuenta nueva que puso en marcha el presidente López Obrador? ¿O acaso el ciudadano promedio no entiende que si el presidente de la república da de palos al avispero, las cosas se descontrolarán mucho más?

“El proyecto era sacar al Ejército y a la Marina Armada de la seguridad, mediante foros de paz y reconciliación. Pero el problema era mucho mayor al que se había pensado. Vemos que el Estado no tiene la capacidad, o la guardia civil, para atacar el problema. Tenemos que prepararnos y poner las condiciones; se está dando un plazo de cinco años, o que esa policía militar pase a ser una policía normal, sensibilizada en derechos humanos”.

¿Cuál es tu opinión de las críticas de Tatiana Clouhtier contra la Guardia Nacional y la militarización del país?

“Es una voz autorizada. Y qué bueno que las haya en este tipo de opiniones. Sin embargo, el problema ahí está, y hay que ver cuál es la mejor forma de atacar el fenómeno”.

Y añade:

“Ahora el país tiene otro jefe, no hay que olvidar que hay otro dirigente, otro líder, que está marcando la pauta con una característica muy peculiar. Un líder que diariamente está recibiendo el parte, como lo hizo en la Ciudad de México durante seis años. Y eso sin duda va a influir en el Ejército. El presidente de ninguna manera quiere reprimir al pueblo, lo que quiere es resolver el problema, lo que quiere es reconciliar a la nación”.

¿Cómo están recibiendo el poder federal los morenistas en Tamaulipas?

“El partido es una cosa y la administración pública es otra. En el poder legislativo, por ejemplo, tenemos la primera senaduría con un senador y una senadora que ganaron la mayoría de votos con Andrés Manuel, y tenemos 6 diputados de los 9 distritos federales; tenemos 5 municipios en el estado y alrededor de 30 regidurías distribuidas en los 43 municipios. Y toda esta gente está a diario haciendo política, no vamos a decir que no, pero la cuestión administrativa hay que separarla del tema político del partido. Aunque de repente podríamos hacer una observación a los mandos administrativos, lo está haciendo Tatiana a nivel nacional, y eso es permitido dentro de la civilidad requerida, y eso se necesita”.

¿Cuál es la relación de Morena con los nuevos mandos federales?

“Sin duda el partido (Morena) debe ser coadyuvante de la administración  pública, somos el partido en el poder, y eso es indiscutible. Andrés Manuel llegó, formó un partido y la marca de Morena fue poderosísima para que él llegara.”

¿Cómo tomas el poder después de haber sido por muchos años un luchador social?

“Es importante la madurez. Por eso es importante el presidente de la república que tenemos. Y por cierto soy mayor que él, tres años, soy de 1950, tengo 68 años, y Andrés Manuel debe tener 65. La madurez ayuda, y el trabajo con la gente, con las bases, con los que sufren”.

Le comentó al presidente del Consejo de Morena que se teme que se repita la misma historia de corrupción con funcionarios del nuevo Gobierno Federal. Aunque se cree que ese capital moral que trae López Obrador no se perderá tan fácilmente.

“Esperemos que no. La humildad de Morena fue uno de los valores que nos llevó al poder. Andrés Manuel es una gente muy humilde y trata a todas las personas por igual, a todo mundo atiende. Y ante todo debemos observar el ser humildes”.

¿Cómo se trabaja para postular a los candidatos a las diputaciones locales aquí en Tamaulipas?

“Yo creo que es el momento de la gente originaria del partido. La gente original. Los que venimos desde un principio, los que en 2014 fundamos el partido”.

¿Tú eres fundador?

“Soy fundador, y aparte a mí me tocó ser candidato a la presidencia municipal de mi pueblo por el PRD, cuando Andrés Manuel era presidente del partido. Y ahí fue cuando yo coincidí cada vez más con él, desde 1998. Y estuvimos en el 2006, en el 2012, pero además estuvimos en el desafuero, estuvimos en el Fobaproa. Es la larga carrera de donde venimos”.

Háblame de gente con méritos en este partido.

“Mira, Américo Villarreal Anaya, llegó al partido, se entrevistó con un servidor, dijo que le gustaba el proyecto y que quería participar. Pero llegó un año antes y se puso a hacer talacha, estuvo visitando a los consejeros estatales y nacionales. Estuvo en Tampico, en Reynosa, en los municipios, recorriendo las bases del partido. Trajo capital político. Y sobre Erasmo González te digo que se ganó en campaña la militancia de Morena. Y la que es “morena” de origen es la maestra Lupita Covarrubias, a quien conocemos desde la fundación del partido, ex candidata a la diputación federal en 2015. Es una persona admirable”.

¿Nos podrías anticipar nombres de personas que podrían ser aspirantes a las diputaciones locales de Morena?

“Me atrevo a decir que en Matamoros tenemos a una maestra que es consejera estatal, consejera nacional por votación, Alba Belén Aguilar Reyna. Es una persona que tiene un trabajo constante, entregada desde la fundación del partido. En Río Bravo tenemos a Óscar Manuel Alvizo Olmeda que también es una persona entregada al partido y que ha estado trabajando, y será sin duda uno de los protagonistas. No digo que vayan a ser candidatos, pero son los perfiles adecuados”.

¿En Victoria?

“En Victoria tenemos varias consejeras. Está Imelda Bernal, es una gente de abajo, es una operadora política, es una gente buena”.

¿Y en el sur?

“En la zona sur tenemos a Luis Abraham de la Cruz Robles, ex regidor en Altamira. En Tampico tenemos a una abogada, dedicada a la materia agraria, Maritza Hernández. En Madero tenemos a Guillermo Aoyama que es nuestro secretario de Comunicación, es un joven importante. En el distrito seis tenemos al doctor Abelardo Reyes Leal, al maestro Carlos Alberto García Mares. Todas son personas que han estado participando”.

Leal Doria está consciente que en la próxima elección ya no tendrán la presencia de un AMLO. Considera que Morena no debe colgarse en forma permanente de ese destacado episodio político, pero también, insiste, nadie debe olvidar que López Obrador ya está en la Presidencia de la República, y ese es un nuevo apoyo, sobre todo si se toma en cuenta que se está cumpliendo lo ofrecido en la plataforma electoral. Refiere que la gente tiene que voltear a ver a Morena, como estuvo volteando a ver a Morena para incorporarse en una forma casi corporativa a la militancia. La suma, señala el entrevistado, es que la marca de Morena está muy bien posicionada.

Abunda que el reto de Morena en el poder es enorme para rescatar a México.

“Un reto que debe pasar por el pueblo, al que debemos seguir escuchando con humildad”.

¿Qué me dices de ese priismo que está ávido de unirse a Morena?

“Haz de recordar que en el 2017, en septiembre, Andrés Manuel hizo una convocatoria a toda la militancia de los partidos para que se sumaran a su proyecto. Y eso fue un golpe político bárbaro que hizo que se acercara mucha gente al partido. Mucha gente vino de buena fe y algunos otros llegaron con segundas intenciones. Pero al último la mayoría se quedó, y nos acercó a mucha gente, nos dio muchos votos. Sin embargo, la avalancha de encuestas a favor  de López Obrador también anunciaba  que el triunfo era inminente, que la presidencia ya estaba ganada, junto con las cámaras de Diputados y Senadores. Y eso fue una gran satisfacción”.

¿Aspiras a ser candidato a diputado local?

“Tenemos las normas al interior del partido y obligaciones de tener gente de la sociedad civil, pero nosotros, los militantes que tengamos aspiraciones, iremos a una convocatoria para proyectarnos, y el que tenga las posibilidades y se adapte a la convocatoria”.

¿Cuál es la relación de Morena con el gobierno de Francisco García Cabeza de Vaca?

“Realmente la cuestión es institucional con el gobierno en funciones; a nivel federal el coordinador de delegaciones es una persona que tiene que tener una relación institucional con el gobierno. Y de ahí no nos salimos”.

Concluye José Antonio Leal Doria con un llamado a la ciudadanía, subrayando que las cosas no son fáciles. No obstante, señala que desde el primer día de su administración el presidente López Obrador ha venido trabajando sin vacaciones, recibiendo el parte diario de todo el país. Un país que, enfatiza, el presidente conoce muy bien, desde todas sus ciudades y rincones.

“Este es un proyecto de gobierno que no está hecho en el escritorio, está hecho en el campo, en la calle, en la colonia. Y es un gobierno que no tiene por qué fallar porque ahí estarán las personas diciéndole y recordándole sus compromisos”.