FGR detiene a Florian ‘T’, presunto líder de la mafia rumana

27 mayo 2021

La Fiscalía General de la República (FGR) informó de la detención con fines de extradición del ciudadano rumano, Florian “T”, supuesto líder del grupo criminal extranjero dedicado a la clonación de tarjetas a través de cajeros automáticos, en zonas turísticas de Quintana Roo.

Florián “T”, fue detenido por personal de la FGR, en cumplimiento de una solicitud de detención con fines de extradición formulada por el gobierno de Rumania, por delitos de delincuencia organizada, extorsión y tentativa de homicidio agravado, todo lo cual fue tramitado y obtenido por la propia Fiscalía ante un Juez de Control del Reclusorio Norte.

Un agente del Ministerio Público Federal intentó obstaculizar la diligencia de aprehensión y el abogado de Florián “T” agredió a golpes a los agentes de la Policía Federal Ministerial; ambos individuos también fueron sometidos y detenidos, para ponerlos a disposición del Ministerio Público Federal, por los delitos que correspondan.

El hombre fue detenido cuando él mismo se presentó en el edificio de la FGR en Insurgentes, Ciudad de México, para revisar la carpeta de investigación iniciada por los presuntos abusos cometidos en un cateo que le hicieron.

De acuerdo con una investigación del Daily Mail, realizada en 2015, este grupo había intervenido por los menos 19 cajeros automáticos en distintos puntos de la Riviera Maya. El objetivo era robar los datos bancarios de los usuarios.

En junio de 2020, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad en conjunto con Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP) y la organización Quinto Elemento Lab, presentó una investigación en la que reveló que la organización criminal originaria de Rumania, en realidad llegó a México desde marzo de 2014 y se extendió a otros estados como Jalisco y Guanajuato. 

Desde entonces hasta mediados de 2019, según la investigación de MCCI, el grupo delictivo robó alrededor de mil 200 millones de dólares a través de diversos cajeros automáticos. 

Dicha actividad criminal funciona ya que una buena parte de las víctimas son turistas que no se percatan del fraude hasta que ya no se encuentran en México, y se vuelve más complicado denunciar en nuestro país.

El empresario rumano ha negado en múltiples ocasiones ser parte o líder de grupo delictivo alguno.