Sheinbaum y Morena, damnificados de la pandemia y la Línea 12

1 junio 2021

Las elecciones intermedias del próximo 6 de junio en la Ciudad de México tendrán como fondo dos hechos que recientemente modificaron el nivel de aprobación de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, y su partido, Morena: el manejo de la pandemia de covid-19 y el colapso de un tramo elevado de la Línea 12 del Metro.

Ambos asuntos fueron aprovechados por la oposición durante las campañas para atacar a Morena que, según varias encuestas, parece en riesgo de perder el poder en alcaldías como Miguel Hidalgo, Álvaro Obregón y Cuauhtémoc –claves por su número de votantes–, así como la mayoría de curules en el Congreso de la Ciudad de México.

El resultado de los comicios perfilará el futuro político de Sheinbaum, considerada por muchos la consentida del presidente Andrés Manuel López Obrador y aspirante presidencial para 2024.

Heidi Ozuna, directora de la consultora Enkoll Market Intelligence, asegura en entrevista con Proceso que con base en sus mediciones, antes de la emergencia sanitaria por el SARS-CoV-2 “la jefa de gobierno era muy gris, no era ni mal evaluada ni bien evaluada, tenía una calificación muy promedio y un conocimiento hasta cierto punto bajo”.

Sin embargo, agrega, “subió mucho en conocimiento justo en la pandemia. Le sirvió para tomar las riendas en la ciudad, al menos ante los capitalinos. Eso es lo que nos dan los datos”. Hasta el jueves 27, el Gobierno de la Ciudad de México había acumulado 656 mil 350 casos de covid-19 confirmados y poco más de 42 mil 781 defunciones.

Según la encuestadora, el panorama para la mandataria morenista iba bien rumbo al 6 de junio, hasta las 10:22 horas de la noche del lunes 3, cuando ocurrió la tragedia en el Sistema de Transporte Colectivo (STC) más grave en lo que va de los dos años y cinco meses de su administración.

“Un día antes de la tragedia en la Línea 12, ella tenía 68% de aprobación, pero después cayó 12% para quedar en 56%… La jefa de gobierno se distinguía por tener mejor calificación que el presidente y ahora están muy parejos”, afirma Ozuna.

Actualmente, dice, las encuestas de Enkoll ubican a López Obrador con 50% de aprobación, cuando estaba en 56%. “La caída no ha sido tan alta porque el presidente no tenía tanta aprobación en la Ciudad de México. De hecho, la capital es de los lugares donde el presidente tiene una aprobación más baja. Hay entidades donde tiene 80% o 70% y sus candidatos no están en el puntero”, añade.